Miles de fieles duermen y esperan en carpas la apertura de la Iglesia

Cientos de fieles aguardan la apertura de la iglesia de San Cayetano para pedir y agradecer

Grupos de familias se turnan y duermen en carpas desde hace días para reservar los primeros lugares en la cola que reúne a miles de fieles de San Cayetano, que desde el primer minuto de este miércoles ingresaron a la iglesia del barrio porteño de Liniers para agradecer y pedir por pan, paz y trabajo.

“Somos varias familias, nos conocimos hace años haciendo la cola y desde mayo que nos turnamos y venimos dos días a la semana cada uno para guardar el lugar”, explicó a Télam Raquel Fernández, de 75 años y desde hace 40 una fiel devota del santo.

La mujer, que vive en la localidad bonaerense de Temperley, aseguró que para ella es “un ritual” participar de la vigilia, y consideró que acercarse año tras año a la puerta del templo “es una cuestión de fe que no cualquiera puede entenderla”.