Once: habilitan cuadras sólo para carga y descarga, pero igual hay vehículos estacionados

El tránsito porteño genera conflictos y les quita tiempo a miles de automovilistas y pasajeros del transporte público. Hay zonas, como la de Once, en las que todo es más crítico debido a la cantidad de comercios que necesitan ser abastecidos. Para intentar ordenarlo, desde el mes pasado el Gobierno porteño está realizando una prueba piloto que consiste en habilitar cuadras enteras para carga y descarga, y así evitar las detenciones en doble fila, grandes responsables de los embotellamientos.

Las calles elegidas son Azcuénaga, entre Viamonte y Corrientes, Tucumán, entre Pasteur y Pueyrredón, y Lavalle, entre Pasteur y Pueyrredón. Son 11 cuadras, en un radio crítico del barrio, que se eligió teniendo en cuenta los reclamos de los comerciantes de la zona.

Quien transite la zona de Once nota rápidamente lo difícil que es atravesarla, tanto en auto como en colectivo, y hasta en bicicleta, ya que muchas veces hasta las ciclovías resultan invadidas por vehículos que se detienen allí.

La prueba piloto, que comenzó a principios de julio, surgió luego de realizar distintos relevamientos, mediciones y encuestas entre vecinos, comerciantes y transportistas. El objetivo es, luego de ver cómo funciona, extenderlo a otras áreas críticas de la Ciudad.

En una recorrida, Clarín comprobó que, pese a que el piso está pintado de azul y blanco y además se aclara que el estacionamiento está permitido de 8 a 12, igual hay vehículos estacionados. La multa por mal estacionamiento cuesta $ 2.140 y desde el Gobierno porteño explicaron que, pese a que se trata de una prueba piloto, se están labrando infracciones.  

La decisión de avanzar con la iniciativa en Once se tomó luego de un relevamiento, en el que se estableció que un 98% de la carga y descarga de mercaderías se efectúa durante los días hábiles, y que dos de cada tres transportistas realizan sus operaciones entre las 7 y las 13.

Por eso se generan los estacionamientos en doble fila junto a los habituales vehículos que están estacionados junto al cordón. Esto, al mismo tiempo, causa congestiones de tránsito.

Desde que está en marcha la prueba, en las calles elegidas el horario de carga y descarga se extiende a toda la cuadra y en la franja de 8 a 12. 

Al mismo tiempo, se estableció que, después de las 12, comienza a regir nuevamente el horario de estacionamiento medido sobre la derecha en las cuadras habilitadas.

Al ordenamiento del tránsito se suma el objetivo de agilizar el transporte público. Por Lavalle pasan cinco líneas de colectivos (24, 26, 115, 124, y 180), por Tucumán dos (75 y 99) y por Azcuénaga circula una (95). 

“Estudiamos continuamente nuevas posibilidades de mejora en todos los barrios de la Ciudad. La zona de Once se caracteriza por tener una alta concentración de camiones y vehículos de carga y descarga y, en ese sentido, dispusimos tres corredores exclusivos para su operatoria, priorizando el desarrollo ordenado de su logística y la seguridad vial de todos los que por allí transitan.” dijo Juan José Mendez, secretario de Transporte de la Ciudad de Buenos Aires.