La Legislatura avanza en la adhesión de la Ciudad a la "Ley Justina"

La comisión de Salud de la Legislatura porteña iniciará este martes el tratamiento de dos proyectos que buscan que la Ciudad adhiera a la “Ley Justina”, una norma de alcance nacional que determina que todas las personas son donantes de órganos salvo que expresen su voluntad contraria, y que debe su nombre a una niña de 12 años que murió en la espera de un trasplante en 2017.

El objetivo es que la ciudad de Buenos Aires adhiera a la Ley Nacional de Trasplante de Órganos, Tejidos y Células 27.447, sancionada en julio del año pasado por el Congreso nacional y que fue bautizada como “Ley Justina”.

Justina Lo Cane murió a los 12 años en noviembre de 2017 esperando un trasplante de corazón, y sus padres consiguieron que el 4 de julio de 2018 se sancionara la ley que lleva el nombre de su hija.