"Me asusté", la versión del conductor que atropelló a dos agentes de tránsito

El control era de rutina. No había un patrullero cerca y ni siquiera está claro que hayan intentado detener al Volkswagen Passat azul para hacerle un chequeo de alcoholemia a su conductor, en el barrio porteño de Palermo.

Eran las 3.30 de la madrugada del domingo cuando Eugenio Damián Veppo (31) atropelló a dos agentes de tránsito: Cinthia Choque (28), una joven madre de dos hijos, murió en el lugar. Su compañero, Santiago Siciliano (30), papá de un nene, sufrió graves heridas y lucha por su vida en el Hospital Fernández.

Veppo escapó sin asistir a las víctimas y abandonó el vehículo: se entregó 14 horas después en la comisaría 1° de la Ciudad de Buenos Aires. Podrían acusarlo de “homicidio culposo, lesiones graves y abandono de persona”. 

El periodista y productor de medios había comprado el Passat el viernes último. Era todo tan reciente que llevaba los papeles de la transferencia en la guantera. Allí los encontraron cuando lo abandonó en Silvio Ruggieri al 2800, a unas 12 cuadras del lugar donde todo empezó.

En el operativo había cuatro agentes de Tránsito de la Ciudad, además de un chofer en una camioneta. Era justo en la esquina de avenida Figueroa Alcorta y Tagle, frente al edificio de la Televisión Pública.

Según su abogado, Veppo “no vio” a los agentes y cuando sintió el golpe del lado del acompañante escapó por miedo. “Me asusté”, le dijo. El sospechoso niega que haya estado alcoholizado aunque reconoce que había salido “con su novia y sus amigos”.

“Nadie está preparado para enfrentar un accidente de tránsito. Lo ideal es quedarse en el lugar, pero bueno, no siempre uno tiene las reacciones esperadas. Lo que el transmite es que no los vio, que se los encontró de golpe, que no ve el control y siente el impacto del lado del acompañante. Está en shock, lo primero que hizo fue comunicarse con la familia, que se puso en contacto conmigo”, dijo José Luis Ferrari a C5N.

“Lo que le aconsejé fue ponerse a derecho, estaba asustado. Él vive solo y se fue a la casa después de esto. También, que colabore con la Justicia, mañana (por este lunes) va a declarar”, indicó. Además, adjudicó la situación a “la noche, la fatiga, el cansancio…”.

Ante la consulta de este diario, Ferrari confirmó que estaban realizando pericias toxicológicas que podrían confirmar si Veppo estaba bajo los efectos del alcohol o de las drogas al momento del hecho. “Ambas dieron negativas” unas 15 horas después del hecho, advirtió, aunque restan las pericias médicas que disponga la Justicia.

Además, sostuvo que Veppo no estaba solo al momento del hecho, sino que había “dejado a su novia en su casa” y que “estaba con un amigo y una amiga” cuando todo ocurrió.

Choque vivía en el barrio Charrúa, de Nueva Pompeya. Siciliano estaba a su lado cuando el conductor los embistió.

“Lo que nosotros pudimos saber es que ellos dos estaban haciendo un control y este auto venía zigzagueando y los atropelló. Los otros dos compañeros, que estaban del otro lado, se salvaron por eso”, contó a Clarín uno de los compañeros de Cinthia y Santiago.

“No sabemos si venía rápido ni si estaba solo, ni tenemos muchos detalles porque los que vieron todo estaban completamente en shock, muy angustiados por todo lo que pasó, ni podían hablar de los nervios que tenían. También los tuvieron que llevar al hospital”, acotó.

Otros agentes de tránsito se concentraron en la puerta del hospital para pedir por la detención de conductor y la recuperación de Santiago, aunque también aprovecharon para denunciar las condiciones de trabajo de muchos de los trabajadores a cargo de la secretaría de Transporte de la Ciudad de Buenos Aires.  

Siciliano está casado y tiene un hijo de nueve años, llamado Gianlucca. Este domingo permanecía internado muy grave en el Hospital Fernández. “Lo operaron de la cabeza, tiene comprometida la cadera y un pulmón. Está intubado, lo pude ver y no lo reconocí: eso que es mi hijo. Estaba con la cabeza vendada, irreconocible. No era mi hijo, parecía otra persona”, dijo Agustín Siciliano (81), el papá de la víctima.

“A mí no me interesa mucho lo de este señor que lo atropelló, me interesa la vida de mi hijo. Si es culpable, que vaya preso, pero lo que quiero es ver a mi hijo vivo”, manifestó.

Veppo estuvo prófugo hasta las 17 cuando decidió entregarse en la Comisaría Comunal 1°. Durante las primeras horas los investigadores creyeron que se trataba del antiguo propietario del auto, pero no pudieron localizarlo para que aclarara la situación. Antes que pudieran identificarlo su abogado se presentó en la sede policial.

La investigación quedó en manos de la Fiscalía N° 37, a cargo de Romina Monteleone, que este lunes planea indagar al detenido. También quedará saber si califica a los acompañantes de Veppo como testigos del hecho o si podría imputarlos por encubrimiento.

EMJ