Los antecedentes penales que pueden complicar al conductor que atropelló y mató a una Agente de Tránsito

Mientras el Agente de Tránsito Santiago Siciliano continúa grave y pelea por su vida en el hospital Fernández, Eugenio Veppo, el conductor que lo atropelló el domingo a la madrugada en Figueroa Alcorta y Tagle, y además causó la muerte de Cinthia Choque, sigue detenido acusado de homicidio simple con dolo eventual y su situación se complica. Este martes, su abogado reconoció en público que su cliente no le contó que tiene antecedentes penales que podrían complicarlo en el proceso judicial: la condena prevista para el delito que le imputan es de 8 a 25 años de cárcel.

“Uno puede no recordar una causa que tiene 20 años de antigüedad, pero él tuvo una causa el año pasado. Entiendo que me subestimó. Si me miente me voy a dar cuenta”, declaró el abogado de Veppo, José Luis Ferrari. Se refería a una causa en trámite por resistencia a la autoridad y a otra en la que Veppo y su hermano fueron denunciados por amenazas y debieron cumplir 20 horas de trabajo comunitario.

“Fue lo primero que le pregunté y me dijo que no”, aseguró Ferrari respecto de los antecedentes penales de Veppo, que permanecía detenido en la cárcel de Ezeiza. ​”A mí me contó que estaban en un asado y que él tomó dos vasos de vino”, contó el abogado. Los controles que le hicieron a Veppo, 14 horas después del choque, dieron negativos, pero aún se espera un test de sangre que podría ser determinante. 

Frente a la Justicia, Veppo dijo que “había chocado con algo“; que continuó manejando debido a los nervios. “No sabía hacia dónde manejaba y luego entré en estado de shock”, afirmó. 

Por otra parte, el último parte médico de Santiago Siciliano indicó que “en las próximas horas se intentará despertarlo para ver su evolución y chequear sus funciones neurológicas”. 

“Estamos concentrados en darle fuerzas a Santiago, es nuestra principal ocupación. El personal del SAME y del Hospital Fernández le salvaron la vida, pero ahora estamos pendientes de su evolución, minuto a minuto”, le dijo a Clarín Miguel Camacho, su tío. Santiago sufrió un traumatismo en la base del cráneo y fractura de pelvis y está conectado a un respirador artificial.

“Me llamó Diego Santilli (vicejefe de Gobierno porteño). Le pedí dos cosas, que no nos abandone en este proceso que arranca en la Justicia y que saque a los chicos de la precariedad en la que trabajan. Cinthia llevaba 6 años trabajando como monotributista y Santiago más de 4″, le contó Camacho a Clarín

“Jamás pensé que podía pasar una cosa así. En general pensás que podés tener un problema con alguien que no acepta el control o que no acepta que le de positivo”, dijo Rocío, la novia de Santiago. Por otra parte, tiene depositada muchas expectativas en una de las testigos presenciales de lo que ocurrió esa madrugada, Romina. “Nos contó en detalle todo lo que ocurrió, cómo Veppo la sobrepasó por la derecha y que conducía muy rápido. Asistió a Santiago, que balbuceaba y quería levantarse. Hasta que llegó el SAME, Romina le tapó la herida que tenía en la cabeza, porque perdía mucha sangre. Está totalmente a disposición de la familia y de la justicia”, aseguró la joven.

Otra de las principales preocupaciones de la familia es Gianluca, el hijo de Santiago, que tiene 8 años. Quiere ver a su padre. Sabe que ocurrió “algo” y con asistencia psicológica decidirán como afrontar este momento. “Nadie está preparado para pasar por este trauma, te quedas sin respuestas”, se lamentó Miguel Camacho. 

Durante la mañana, la jueza Yamile Bernan, a cargo del juzgado número 13, le tomó declaración a Gustavo Martínez, el taxista que después del choque llevó a Veppo y a las otras dos personas que lo acompañaban en el auto (otro joven y una mujer), hasta la zona de Monroe y Manzanares.

Martínez dijo que en el viaje no hablaron entre ellos, que no le parecieron alcoholizados y que Veppo se recostó contra la puerta del auto.