Pese a estar prohibidos, este domingo fue un descontrol de "trapitos" en Palermo

A pesar de estar prohibidos por ley, los trapitos coparon la zona que rodea el Ecoparque, el ex Zoológico. Una escena que suele repetirse en los últimos fines de semana y que este domingo fue especialmente llamativa. Porque con la llegada de la primavera y el comienzo de los primeros calores, cada vez más personas llegan a pasear a este lugar, lo que genera una gran concentración de autos.

Debido a la congestión de vehículos, hay pocos lugares para estacionar. Esto dio lugar a que los cuidacoches, popularmente conocidos como “trapitos”, se pusieran a ordenar ellos el tránsito. Como resultado, la zona de Ecoparque, en especial sobre la avenida Sarmiento, se volvió un extenso y caótico “estacionamiento”, con autos arriba de la vereda, sobre el césped, o directamente sobre las bicisendas.

El problema es que toda esta actividad está prohibida por ley. Y la falta de controles tanto de la Policia como de los agentes de tránsito de la Ciudad hicieron que este trabajo ilegal de estos cuidacoches informales fuera el que ordenara el tránsito en esa zona.

El año pasado, la Legislatura porteña sancionó una ley contra los cuidacoches en las calles porteñas. Y entre los objetivos de la norma se decía que los que fueran detectados recibirían sanciones. Y que serían más graves si el trapito está vinculado a una organización. 

Luego del cambio, el artículo N° 79  dice que sólo el hecho de ofrecerse para cuidar el coche es punible. Sólo pueden hacerlo aquellos que cuentan con la “tarjeta azul” que otorga la Ciudad a discapacitados, jubilados y otros, a quienes sí autoriza. La multa, en estos casos es de entre $ 892,5 y $ 5.355. 

La norma tambien estipula que los castigos son más duros si se prueba que detrás del cuidacoches hay una organización, por ejemplo una barrabrava. También, si el “trapito” es detectado en los alrededores de un estadio de fútbol, un predio donde se realice un recital o alguno de los parques porteños.

PS