Con satélites y sensores, se pueden anticipar las tormentas de la Ciudad 90 minutos antes de que ocurran

Los tormentas que caen sobre Buenos Aires ya no deberían tomar por sorpresa a los porteños. O al menos, sus daños podrán minimizarse y hasta anticiparse. Desde este martes comienza a funcionar el Sistema de Alerta de Tormentas, que permite anticipar la llegada de fenómenos climáticos potencialmente peligrosos. 

La red está compuesta por sensores y satélites que ofrecen una precisión capaz de establecer dónde golpeará el clima con entre 90 y 120 minutos de anticipación. Además, se podrá ver en tiempo real el caudal de napas y conductos, lo que permitirá proyectar también el tiempo de vaciado para evitar anegamientos e inundaciones.

​Las obras y las compras de equipamiento se financiaron a través del Proyecto de Préstamo del Banco Internacional de Reconstrucción y Fomento (BIRF) para Asistencia para la Gestión del Riesgo de Inundaciones para CABA. El monto fue de $ 268.500.000.

El Sistema es parte del Plan Hidráulico de la Ciudad, que está compuesto por la construcción de aliviadores en los principales arroyos, además de otras obras hidráulicas para prevenir inundaciones. 

Toda la información será procesada en el Centro Único de Coordinación y Control (CUCC), que dispara los alertas a Defensa Civil, el SAME, Bomberos y Policía, para que cada una de las entidades desarrolle tareas de prevención e incluso acciones de limpieza de sumideros en las áreas que potencialmente puedan estar más comprometidas.

Por otro lado, toda la información captada por el sistema podrá ser utilizada para una gran base de de datos climática que brindará la posibilidad de actualizar los modelos meteorológicos de la Ciudad, y de esta manera planificar necesidades y obras a futuro.

Para poner en funcionamiento el sistema, la Ciudad ya cuenta con un radar que está diseñado para predecir fenómenos meteorológicos severos, como sudestadas y tormentas fuertes, que incluyen caída de granizo.

El radar, según explican los expertos, “tiene una visión de 360 grados con un alcance de hasta 240 kilómetros”. Y es la principal herramienta para predecir las tormentas con hasta 120 minutos de antelación.

Está ubicado en Merlo, con lo cual tiene la capacidad de detectar las tormentas que se producen con sentido norte-sur que, según los meteorólogos, son las que más afectan a la Capital.

Además, una antena permite captar la información recolectada por el satélite estadounidense GOES-R, que ofrece pronósticos de tormentas, además de información en tiempo real de actividad eléctrica y hasta posibilidades de tornados.

El sistema se completa con 34 estaciones meteorológicas e hidráulicas ubicadas en la Ciudad y el GBA. Se trata de sensores y cámaras que captan datos como viento, presión, humedad, temperatura, precipitaciones y radiación solar. Al mismo tiempo, permiten medir nivel y caudal de agua de los arroyos que ingresan a la Ciudad.

Toda la información es recolectada en el CUCC, en Chacarita. Allí, se combina con datos que también llegan desde organismos como el Servicio Meteorológico Nacional y del Servicio de Hidrografía Naval. 

“El Plan Hidráulico de la Ciudad tiene en el Sistema de Alerta de Tormentas una pata fundamental: la tecnología puesta al servicio de obtener información que nos permita adelantarnos a problemas y, a su vez, crear una base de datos meteorológicos analizados con software de última generación que ayude a generar políticas contra las consecuencias del cambio climático”, dijo Franco Moccia, ministro de Desarrollo Urbano y Transporte GCBA.

“Anticiparnos a una tormenta puede hacer una diferencia enorme: en primer lugar para actuar alertando al SAME, a la Policía de la Ciudad, a Defensa Civil o a los Bomberos, pero también para comunicar a lo vecinos lo antes posible los comportamientos de prevención”, expresó, por parte, Felipe Miguel, jefe de gabinete del Gobierno porteño. 

SC