Córdoba: Molina expuso en un encuentro iberoamericano de salud

La magistrada tuvo una doble participación en las jornadas internacionales y concientizó acerca de los avances en torno a la ablación de órganos en la Ciudad de Buenos Aires

La titular del Juzgado n.° 8 en lo Penal, Contravencional y de Faltas de la Ciudad de Buenos Aires, Natalia Molina, expuso el viernes 11 desde las 17:30 en el séptimo panel: «Violencia de género y salud»; allí habló sobre la «Sensibilización en género en el ámbito de la salud», y compartió su disertación con María Cafure de Batistelli (AMJA, Argentina), quien la antecedió en el uso de la palabra.

Las jornadas se desarrollaron en el Auditorio del Campus de la Universidad Blas Pascal, en la localidad de Argüello, entre los días 10 y 12 de octubre, en el marco del IX Congreso Iberoamericano de Derecho Sanitario «Los escenarios de vulnerabilidad y su incidencia en el Derecho a la Salud», el II Seminario Internacional «Nuevos impactos y desafíos en materia de salud», y el III Congreso Argentino de Derecho Sanitario.

En el octavo panel, convocado para el mismo viernes a partir de las 19, bajo el título: «Dilemas bioéticos, terapias avanzadas y medicamentos de altos costos», también expuso Molina quien habló sobre «Dilemas y desafíos del trasplante de órganos». Allí presentó el trabajo que hoy está vigente en la justicia porteña a través del Protocolo de ablación de órganos, frente a un público integrado mayormente por médicos y trabajadores de la salud. Recordó que Córdoba ya está trabajando en lo mismo, y que producto del encuentro y de su magnitud, Santiago del Estero comenzaría a transitar el mismo camino.

En diálogo con iJudicialMolina, quien actualmente es vicepresidenta 2da. de AMJA, señaló que en su exposición resaltó la necesidad de respetar los postulados de la Convención de Belém do Pará, que en modo alguno es una carta de sugerencias. Al respecto, agregó que «establece diferentes clases de violencia y define la responsabilidad de los Estados en cualquier acción o conducta basada en el género, que cause muerte, daño, sufrimiento sexual, físico o psicológico; tanto en el ámbito público como privado». Se trata -dijo- de un deber del Estado argentino que «debe abstenerse de cualquier acción o práctica de violencia». Agregó que «los agentes de sus instituciones deben detectar en forma temprana las situaciones de violencia». Y destacó por último, que fue invitada especialmente a participar gracias a la gestión de la doctora Claudia Zalazar, de la Universidad Blas Pascal, quien integró el Comité Científico del IX Congreso.

La organización corrió por cuenta de la Red Iberoamericana de Derecho Sanitario, la Red Argentina de Derecho Sanitario, la Sala de Derecho a la Salud del Instituto de Investigación en Ciencias Jurídicas (Idi-Cj), la Secretaría de Extensión y Relaciones Institucionales y la Cátedra Unesco en Seguridad Humana y Desarrollo Regional de la Universidad Blas Pascal, y la Asociación de Mujeres Jueces de Argentina. Las jornadas contaron con la participación de expositores de Brasil, España y Paraguay, entre otras naciones iberoamericanas.-