Caso Pomar: por primera vez habla el hijo que no viajó con su familia y se salvó

Cuando se cumplieron 10 años de la desaparición, Franco Ricabarra agarró su celular y, entre sus archivos, buscó fotos. Eligió varias, viejas pero digitalizadas. Una de cuando tenía un año y su mamá lo sostenía a upa mientras lo alentaba a soplar las velitas; otra de cuando era un poco más grande, apenas, y jugaba con ella a ser un granadero de Plaza de Mayo; y una tercera de un verano de hace mucho tiempo, donde se los ve a los dos: mismos pómulos altos, mismos ojos achinados.

Debajo de esas fotos escribió un mensaje y lo publicó en Instagram el último 14 de noviembre.