Clave: la nueva misión para medir el nivel de los mares y luchar contra el cambio climático

Registrar y comparar el aumento del nivel del mar es uno de los datos clave en la lucha contra el cambio climático, un signo contundente de cómo nos afecta el calentamiento global. Desde el año que viene, los científicos tendrán una nueva herramienta para sus mediciones, una misión satelital que llevarán a cabo EEUU y la Unión Europea durante la próxima década.

“La interferencia humana sobre el clima eleva los niveles del mar más y más cada año, y estos satélites servirán para controlar el pulso del cambio climático. Con más de 2/3 de nuestro planeta cubierto por océanos, los mares cuentan la historia del calentamiento causado por los humanos de una manera que ningún otro factor lo hace”, cuenta Josh Willis, oceanógrafo a cargo del proyecto en el Jet Propulsion Laboratory de la NASA, en diálogo con Ámbito.

Sentinel-6 será el primero de los dos satélites de la misión y se lanzará en noviembre de 2020, Jason-CS se agregará cinco años más tarde. Juntos podrán responder una inquietante pregunta: ¿Cuánto crecerán los océanos de la Tierra para 2030?

No es la primera vez que la agencia espacial estadounidense y sus pares europeas trabajan en conjunto para medir el aumento de los mares. Las misiones TOPEX, Poseidon, y los tres lanzamientos anteriores de la serie Jason, ya obtuvieron importantes avances durante las últimas tres décadas y demostraron que los océanos se están incrementando un promedio de 3 milímetros por año.

Pero la nueva incursión proporcionará además una gran cantidad de datos adicionales, como los cambios en la circulación oceánica, y calculará patrones de tormentas.

“La misión Jason-CS / Sentinel-6 medirá el aumento del nivel del mar en todo el mundo una vez cada 10 días. Y también nos contará cómo las corrientes están cambiando en todo el mundo, cómo el océano redistribuye el calor y afecta el clima, e incluso ayudará a los científicos a predecir la fuerza de los huracanes en tiempo real”, sostuvo Willis.

Sus instrumentos de mayor resolución también aportarán estadísticas que beneficiarán a la navegación y la pesca.

“Los avances técnicos darán una mejor visión y nos permitirán obtener mediciones del nivel del mar más cerca de las costas. También tendrá un nuevo equipo de calibración para asegurarse de que la medición sea lo más estable posible, entonces sabremos la magnitud del aumento entre 2020 y 2030 con una precisión sin precedentes”, agregó el oceanógrafo. En su opinión, “es la primera vez que las agencias se comprometen realmente a medir el aumento del nivel del mar a largo plazo”.

¿Por qué es tan importante medir el nivel de los mares? “Los océanos absorben más del 90 por ciento del calor atrapado por los gases de efecto invernadero adicionales que agregamos a la atmósfera. También atrapan el agua derretida de los glaciares y las capas de hielo que desaparecen. Eso significa que el aumento global del nivel del mar es como el tablero de mando para conocer la interferencia humana en el clima”, resumió el especialista.

La tasa a la que se están elevando los océanos aumentó en los últimos 25 años y se espera que continúe acelerándose en los tiempos por venir. En la medida en que no podamos frenar sus efectos, las comunidades deberán adaptarse a las consecuencias más peligrosas, como las inundaciones, la erosión costera y tormentas extremas, con un efecto en cadena negativo también para la vida marina.

Como concluyó Willis: “Cientos de millones de personas se verán afectadas por el aumento de los océanos en las próximas décadas. Lo que estos satélites nos dirán es cuán rápido sucederá”.

MEDIAKIT CONTACTO Tel. 4349-1500  Comercial: publicidad@ambito.com.ar Redacción: redaccionweb@ambito.com.ar