El DoHo de Villa Urquiza, el corredor gastronómico en el barrio Donado Holmberg

"No tan santos", DoHo Donado Holmberg."No tan santos", DoHo Donado Holmberg.

El DoHo o corredor Donado Holmberg, es la zona que en la última dictadura militar estuvo destinada a la construcción de la Autopista 3. Todo quedó en la nada de aquel tiempo oscuro. Y los terrenos fueron tomados por muchos años, hasta que se construyeron edificios súper modernos con locales en planta baja que “levantaron” la zona poco a poco.

A pasitos del barrio de Coghlan y robándole unas manzanas a Villa Ortúzar, la movida se ubica, según señala el catastro porteño, en Villa Urquiza, sobre las calles Donado y Holmberg, desde Monroe hasta Avenida de los Incas siendo el corazón de la movida las cuadras comprendidas entre Echeverría y La Pampa. Los días martes, justamente en ese cruce, se desarrolla la feria del Gobierno de la Ciudad donde se pueden comprar verduras, carnes, huevos y excelente pastelería a buenos precios. Recuerden llevar eco bolsa, changuito o las manos libres ya que no entregan bolsas descartables.

La oferta comercial es muy amplia y para todos los gustos y edades. Propuestas con más “glam”, para noches amigos o almuerzos familiares, cafés especializados, hamburguesas, lomitos y más. Demos una vuelta.

Pizzerías:

Filippa es una pizzería moderna con ambiente familiar y amiguero. Decoradas con esmero, las pizzas se cocinan en un horno a leña a la vista de los clientes. El local más nuevo es La Guitarrita. Es un espacio muy amplio, cubierto por fotos deportivas de todos los clubes de Argentina y camisetas de fútbol “al por mayor”.

Hamburguesas & Co

Bruxx, franquicia que llega de Córdoba, se luce con lomitos y cervezas tiradas artesanales. Los sándwiches pueden ser de vaca, cerdo, pollo y una opción vegetariana. Las hamburguesas de entraña son un atractivo de la zona. En Deniro ofrecen catorce estilos diferentes. El bar Gallo Negro se luce con diez canillas de cerveza artesanal y una barra con tragos clásicos.

A la carta/parrilla

En la esquina de Olazábal se encuentra Lumiére, un restó con una extensa carta donde se puede desayunar, almorzar, merendar y cenar. Cocina del mundo, con platos elaborados, comida sana, variada y de estación son las constantes en las propuestas de Ache Delugo que abre sus puertas desde las 11 de la mañana.

En octubre, El bohemio cumple cuatro años. Fueron los primeros en llegar a Donado, cuando era tierra de nadie. Apostaron a su barrio y no se equivocaron. No tan santos es una parrilla “con onda”. Tiene un enorme vitreaux con la imagen de una virgen que llama la atención de todos los comensales.