El dólar avanzó 20 centavos en bancos del microcentro porteño

La devaluación de las monedas emergentes respecto del dólar en la presente jornada volvió a influir en la evolución del peso argentino.

En sucursales del Banco Nación la divisa se ofreció al cierre a $46,30 para la venta, con un ascenso de 20 centavos o 0,4 por ciento. En las primeras operaciones llegó a subir 1,3 por ciento.

En el promedio de bancos del microcentro porteño el dólar finalizó a $46,49 para la venta.

En el mercado mayorista la divisa se pactó a $45,25 al cierre, aunque llegó a negociarse sobre 45,70 pesos.

El dólar se acercó así a los valores máximos de 2019, de $45,97 en la cotización mayorista del pasado 26 de abril.

El movimiento local del tipo de cambio replicó lo que sucedió en Brasil, mercado que es también una referencia para la plaza cambiaria doméstica. Allí el dólar llegó a apreciarse un 1% por la mañana, a 3,97 reales. Pero luego recortó la suba a 3,94 reales (+0,4%).

El monto operado en el segmento de contado (spot) creció 11,8% respecto del miércoles, a 842,6 millones de dólares.

Fuentes de la plaza cambiaria señalaron que el Banco Central estuvo activo en el mercado de futuros (contratos en pesos atados al tipo de cambio) para enfriar las expectativas de devaluación.

En el ROFEX se transaron USD 674,1 millones: las posturas para fin de mayo cerraron a $46,93, mientras que para diciembre de 2019 finalizaron a 63,20 pesos.

“En otra rueda con intervención oficial en los mercados de futuros, la divisa norteamericana operó nuevamente con muchos altibajos y marcada volatilidad”, señaló Gustavo Quintana, de PR Corredores de Cambio.

Para reforzar el sesgo contractivo de su política monetaria y frente al aumento de la volatilidad cambiaria, a fines de abril el BCRA anunció que podrá vender divisas aun cuando el tipo de cambio esté dentro de lo que antes había definido como zona de “no intervención”.

El Banco Central aún no optó por ventas discrecionales de contado, pero sí estuvo presente en el mercado de futuros

También incrementó de USD 150 a USD 250 millones el monto de la venta diaria estipulada por encima de dicho rango, que quedó fijo a $51,448 hasta fin de año.

Gustavo Ber, titular del Estudio Ber, comentó que “la atención se concentra en cuándo y cómo el BCRA arrancará con las intervenciones discrecionales, posiblemente no buscando revertir la tendencia del dólar sino sólo reducir la volatilidad de los deslizamientos, a fin de evitar un mayor nerviosismo que acelere la dolarización”.

“En dicho escenario, los operadores monitorean la evolución de las reservas netas, ya que las ventas deterioran las divisas disponibles para atender la deuda, dentro de la ‘sábana corta’ que impone la gestión de los recursos del FMI al irse agotando”, acotó Gustavo Ber.

Las reservas internacionales del BCRA alcanzan USD 68.760 millones, según datos provisorios, aunque los especialistas estiman que las reservas netas de las que dispone la entidad, descontados depósitos de particulares y préstamos, suman entre 20.000 y 25.000 millones de dólares.

Desde Research for Traders comentaron que la estabilización de la divisa norteamericana en las últimas ruedas respondió a “un marco donde el Banco Central intervino en el mercado de futuros y convalidó una nueva baja en la tasa de referencia”.