Autos vs. bicis: para los conductores, los ciclistas están fuera de control

Cada vez hay más y hace tiempo se convirtieron en un actor más de las calles porteñas. Las bicicletas ganan terreno y a la vez crece la disputa con los autos.

Según una encuesta del Observatorio Vial de Cecaitra, la cámara que nuclea a las empresas productoras de software vial, el 70% de los consultados considera que los ciclistas no respetan las normas de tránsito. Las cifras son contundentes: sólo el 30% dijo que el respeto de los ciclistas es alto (un 22% alto y un 8% muy alto).

Desagregadas las opiniones negativas, de ese 70%, el 40% que lo consideró bajo y el 30% restantes se inclinó por decir que las bicicletas están fuera de control al afirmar que tienen un respeto “muy bajo”.

Sin embargo, las bicisendas como solución relativamente nueva al ordenamiento del tránsito pareciera ya haberse incorporado a las prácticas de manejo ya que el 85% de los conductores dijo mirar hacia ambos lados antes de avanzar sobre las mismas.

Por su parte, un relevamiento de la Asociación Civil “Luchemos por la Vida” observó que sólo el 26% de los ciclistas utilizan casco, cuando por ley su uso es obligatorio. Ese mismo estudio pero direccionado a motos el número de cascos ascendió al 87%.

Esto supone que el ciclista no se autopercibe mayormente como integrante de la cadena vial. Luchemos por la Vida aconsejó en ese sentido: “Las bicicletas son también vehículos dentro del tránsito, y por lo tanto, aún en las ciclovías y bicisendas, se deben respetar todas las normas de circulación, como los semáforos, la prioridad peatonal, todas las señales de tránsito, no beber nada de alcohol antes de conducir y no usar celular ni auriculares”.

“Las bicicletas son un actor cada vez más determinantes en el tránsito y los argentinos no observamos a la mayoría de los ciclistas con autoconciencia sobre ese rol”, le dijo a Clarín Facundo Jaime, vocero del Observatorio Vial de Cecaitra. Y agregó: “El aspecto lúdico de pedalear hace que los ciclistas no se sientan por momentos parte de la cadena vial, circulan por fuera de las bicisendas, muchas veces por la izquierda en avenidas y hasta a contramano. También se observa que no respetan los semáforos. Estas malas prácticas dan la nota sobre que no se asume conciencia de que los ciclistas son parte del tránsito, aunque la aparición de las bicisendas cumplen un doble rol: ordenar el tránsito y dar conocimiento de que tienen que respetar las normas como cualquier rodado”.

La Ley 2.148 de la Ciudad de Buenos Aires establece que “la edad mínima para conducir ciclorodados en las calzadas de las arterias donde esté autorizado (es decir, donde no esté prohibido) es de 12 años. Es obligatorio para los ciclistas a su vez el uso de casco homologado o certificado. Además se establece que en las calzadas sin demarcación de carriles deben circular por el borde derecho. Podrá ser abandonado para superar a vehículos más lentos o que se encuentren detenidos o estacionados o para efectuar el giro a la izquierda donde esté permitido”.