Autorizarán licitar el juego online y se podrá apostar por resultados del fútbol

La Legislatura porteña dará este jueves un paso más para habilitar el juego online. Con los votos del oficialismo, se espera que apruebe una ley que definirá cómo serán las apuestas digitales y qué requisitos deberán cumplir las empresas que quieran participar. Con esa norma, Lotería de la Ciudad (Lotba) podrá llamar a licitación para otorgar las licencias. Además, la norma plantea una serie de controles y medidas para evitar la ludopatía y que jueguen los menores de edad.

Este proyecto continuaría el proceso que se inició en diciembre, cuando los diputados porteños aprobaron la ley marco que creó el juego online en la Ciudad y definió, entre otras cosas, que los explotadores privados deberán abonar un 25% de su facturación neta, en concepto de impuestos y canon. Ese dinero se deberá destinar a fines sociales: se estima que el Gobierno porteño podría recaudar entre 350 y 500 millones de pesos al año.

Lo que se busca es regular una actividad que ya existe de hecho y en forma ilegal, con páginas web que tienen sede en el exterior y no tributan aquí ni se someten a controles. De hecho, Lotba lleva denunciadas más de 1.100 de esos sitios de apuestas, y consiguió unos 200 bloqueos judiciales.

En rigor, lo que tratarán los legisladores es la aprobación de una resolución de Lotba, en la que estableció los distintos parámetros que regularán las apuestas online. Son cuatro anexos. El primero de ellos, con los requisitos técnicos respecto de la seguridad informática, homologación de los software y demás.

Otro de los anexos establece cuáles serán los juegos por los que se podrá apostar. Lo más jugoso, los resultados deportivos: fútbol, boxeo, tenis, carreras de caballo y cualquier otra competencia. En principio, sólo se podría apostar por los resultados, aunque no se descarta que también se habilite la chance de jugar a a ver quién hace el primer gol, quién recibe la primera tarjeta amarilla y otros parámetros que hoy, en el mercado ilegal, ya existen.

También se podrá jugar al casino online, con juegos como póker, ruleta, punto y banca o Black Jack.

El tercero de los anexos es el que establece quiénes podrán presentarse para conseguir algunas de las licencias. La ley establecería un mínimo de tres, pero según pudo averiguar Clarín, terminaría habiendo unas diez licenciatarias. La idea, además, es que se trate de firmas con experiencia en el rubro: se estima que podrían presentarse empresas como Pokerstars, Bet365, Bwin y otras.

A diferencia de lo que reguló el Gobierno bonaerense, en la Ciudad no se les exigirá a los extranjeros que tengan un socio local. Los permisos se otorgarán por cinco años, prorrogables por otros cinco. El explotador privado podrá cobrar no más del 20% de lo apostado en concepto de comisión (primero se descontará lo que se destina al pozo). Las empresas podrán hacer publicidad, pero para ello deberán presentarle un plan a Lotba, que tendrá que darle el visto bueno.

En tanto, se creará también un registro de usuarios, con nombre, apellido, foto y otros datos. No estarán autorizados a jugar y mucho menos a explotar el juego, los funcionarios públicos, dirigentes de clubes, árbitros ni los deportistas. Con esto se intentará evitar una de las grandes amenazas que supone el juego online: los fraudes deportivos por resultados “arreglados”, situación recurrente que en otros países incluyó duras sanciones contra instituciones y deportistas. Algunos clubes nucleados en la AFA, como Lanús, ya empezaron a reclamar dinero por las apuestas que se harán en los partidos que disputen ellos.

El cuarto anexo es el que plantea el régimen de “Juego Responsable”. En concreto, aclara que no podrán apostar los menores de edad ni aquellas personas autoexcluidas por sufrir una adicción al juego. Además, las páginas web de juegos online deberán exponer de manera visible el 0800-666-6006 de atención a los ludópatas, tendrán que ofrecer la chance de hacer un test de autoevaluación para ver si están en riesgo de apostar compulsivamente, y cumplir con otras medidas.

Además, cada usuario podrá autolimitarse y fijar un máximo de dinero a apostar por día o por mes. Si no lo hiciera, Lotba podría definirlo por default.

La norma sería aprobada con los 34 votos del bloque oficialista Vamos Juntos, tal como ocurrió en diciembre con la ley marco. En la sesión se prevé que cada legislador tenga 10 minutos para exponer su posición, y se espera que varios opositores se manifiesten en contra. De igual manera, en repetidas ocasiones la Iglesia manifestó su rechazo al juego online.

Si se aprueba la ley, Lotba quedaría habilitada a llamar a licitación. Según pudo averiguar Clarín, en junio abrirían la convocatoria, y para el último trimestre del año las licenciatarias ganadoras podrían empezar a operar en la web.