La Policía impidió que organizaciones sociales instalaran una carpa en el Obelisco contra el frío

Fuerzas del cuerpo de Infantería de la Policía de la Ciudad impidieron este martes la instalación de una carpa en el Obelisco desde la cual representantes de la CTEP y otras organizaciones sociales se disponían a repartir colchones y comida para personas en situación de calle.

La protesta alcanzó momentos de tensión cuando la policía lanzó gases lacrimógenos para impedir el avance de los manifestantes, quienes respondieron con piedras. Hay al menos dos detenidos.

Los manifestantes intentaban descargar colchones desde camionetas para comenzar a instalar la carpa. Sin embargo, desde la Ciudad argumentaron que no tenían el permiso correspondiente para hacerlo y por eso la policía de la Ciudad formó un cordón para intentar impedirlo.

Desde las organizaciones explicaron a C5N que desde hace un mes estaban tramitando ante el Ministerio de Desarrollo social la autorización.

La tensión fue en aumento hasta que dos manifestantes fueron violentamente reducidos y luego detenidos.

El líder de la CTEP, Juan Grabois, expresó: “Nosotros vamos a permanecer acá, en situación pacífica. Estamos ejerciendo nuestro derecho constitucional de manifestar”.

El Defensor del Pueblo porteño, Alejandro Amor, intervino en la situación y tras dos horas de negociaciones con los manifestantes y el gobierno de la Ciudad, dijo que “se llegó a un acuerdo y mañana a la mañana habrá una mesa de negociación”.

“Se acordó que no se instalará la carpa, ya la sacaron, y sí se instalarán las ollas. Las organizaciones pidieron tres horas para cocinar, dar de comer y levantar”, expresó Amor en declaraciones televisivas.

El Defensor del Pueblo sostuvo que se quedará “en el lugar, para que esto se cumpla” y señaló que “la policía va a retroceder para tomar una distancia, es lo que acordamos, y que las organizaciones puedan hacer esto en paz”.

En tanto, el Sindicato de Camioneros instaló al mediodía cien ollas populares, colecta de alimentos y frazadas y repartió donaciones para personas en situación de calle en la zona del Congreso de la Nación.

El secretario adjunto del gremio, Pablo Moyano, dijo que el gremio decidió conmemorar de se modo el 9 de Julio, porque es “una forma de mostrar al mundo que en Argentina también hay hambre”.

“Esta jornada de protesta es para demostrar el fracaso del modelo económico”, señalo Moyano.

El gremio informó que la medida fue decidida “ante el total abandono del Estado y la profunda crisis que atraviesa el país”, con el objetivo de “mitigar el hambre de millones de familias que fueron sumergidas en la pobreza a consecuencia de las malas políticas del gobierno nacional”.

La jornada fue organizada bajo el lema “la calle no es lugar para vivir”.

El viernes pasado, el segundo censo popular realizado en conjunto por organizaciones sociales como Proyecto 7, con el apoyo del Ministerio Público de la Defensa de la Ciudad, el CELS y la Auditoría General de la Ciudad, determinó que en capital hay 7.251 personas en situación de calle.

El informe determinó que 5.270 personas (73%) viven en la intemperie, mientras que 1.340 (18%) habita en establecimientos con convenios y 641 (9%) pernocta en los paradores de la Ciudad.