Connect with us

Sin categoría

Un antídoto contra los autos en doble fila: cada vez más escuelas organizan el "sube y baja" de los chicos

Publicado

on

Así como las vacaciones de invierno cambian la fisonomía de Buenos Aires –más chicos en las plazas, en los transportes públicos y en las colas de los teatros-, el fin del receso escolar trae de la mano un clásico de las mañanas porteñas: el embotellamiento que se produce por los autos en doble fila a la entrada de las colegios. A las quejas de taxistas, colectiveros y automovilistas particulares, se contraponen los argumentos de los padres: “¿Qué alternativa tenemos?”.

Según una encuesta realizada en 2017 por la Secretaría de Transporte de la Ciudad de Buenos Aires, sobre una muestra de 1.000 vecinos, el 44% de los consultados opinó que el principal problema que se produce a la entrada y salida de las escuelas es la acumulación de autos en doble fila. Otras infracciones comunes son la obstrucción de rampas para personas discapacitadas o incluso autos que estacionan sobre las veredas.

La respuesta fue la implementación de un programa de trabajo conjunto con las escuelas llamado “Sube y Baja”, que busca ordenar la llegada de los chicos. La iniciativa se hace eco de los sistemas que se organizan en Madrid, Roma y diversas ciudades australianas. Hace dos años se empezó con una prueba piloto en tres colegios, Esquiú, Nueva Escuela Argentina 2000 (NEA 2000) y Bayard, en los barrios de Belgrano y Palermo. El resultado fue una disminución de hasta 100% de la doble fila y la reducción del tiempo total de entrada a 20 minutos en promedio. Al año siguiente se sumaron 71 instituciones, en todos los casos de manera voluntaria. En la actualidad la iniciativa abarca a 115 escuelas​, un 65% más que las 70 que usaban el sistema al inicio de clases. Otras 6 están en proceso de incorporación, con una meta esperada para fin de año de 150 escuelas.

“A nosotros nos modificó radicalmente la circulación en ese horario”, cuenta Inés Roqué, mamá de una alumna de la primaria de la NEA 2000, sobre la calle Vidal, entre La Pampa y Sucre. “Antes se congestionaba tanto que los que venían por la calle del colegio ni siquiera podían doblar por La Pampa”, agrega.

El sistema allí marca que sólo dos autos pueden estacionar en la zona pintada con la consigna “Sube y baja”, y dos padres voluntarios ayudan a bajar a los chicos. “A los voluntarios nos toca colaborar dos veces en todo el año, no es que se necesita un esfuerzo muy grande o muchos recursos, y la diferencia es significativa”, resume Inés. De vez en cuando, un vecino de la zona deja su auto estacionado varios días sobre el cordón pintado y eso dificulta la implementación.

A veinte cuadras de allí, en Colegiales, La Escuela del Árbol también puso en marcha el sistema para evitar los embotellamientos en la calle Zapiola. “Hay lugar para tres autos. Si están ocupados, tenemos que dar la vuelta manzana y esperar nuestro turno” explica Sol Cecchetto, mamá de cuatro chicos, tres de los cuales son alumnos del establecimiento. El colegio ubica a alguien de su personal en una esquina, para que los que quieran puedan doblar antes por la calle Céspedes y dejarlos allí.

La escuela Santa Brígida, que está en Gaona al 2000, en Caballito, empezó con el sistema hace tres meses para el horario de entrada. “Había un verdadero caos en el tránsito, se hacía un embudo en la puerta del colegio y eso afectaba el modo en que las familias se trataban”, recuerda Laura Chiaradía, la directora del nivel primario. “Todavía estamos a mitad de camino y no contamos con tantos voluntarios, pero el cambio hasta ahora es muy positivo. Hace más prolijo el tránsito, relaja la llegada a la escuela y además generó en toda la comunidad mayor conciencia de lo que es la seguridad vial”, añade. El establecimiento tiene pensado implementar también el programa a la hora en que los chicos salen.

“En cada caso, arquitectos enviados por el Gobierno de la Ciudad evalúan la zona, las características de la calle y hacen un proyecto de obra ajustado para esa escuela y esa calle”, explica Juan José Mendez, secretario de Transporte del Gobierno de la Ciudad. Las modificaciones incluyen la demarcación de la zona, el pintado del cordón de la vereda y la calzada donde corresponde y la cartelería del entorno. También se proporcionan materiales como conos y pecheras para los voluntarios. Algunas veces, las escuelas añaden sus propias mejoras. Por caso, el colegio Pestalozzi diseñó una app que identifica vehículos y conductores que están esperando para retirar a los chicos.

Un caso distinto es el del colegio Mekhitarista, a la vuelta del Pestalozzi, sobre la calle Virrey del Pino, en Belgrano R. Allí, los padres integrantes de la Comisión Directiva propusieron el proyecto y encargaron su instrumentación a tres padres designados como coordinadores. Sin la intervención del Gobierno de la Ciudad, organizaron un método al que llamaron “Sistema de Tránsito Seguro”: los coordinadores se comunican con las madres delegadas por cada grado para distribuir la participación de los voluntarios.

“Este es el cuarto año que lo hacemos. Entendemos que como comunidad de papás somos responsables de dejar a los chicos en las condiciones más ordenadas posibles. De paso, damos el ejemplo a nuestros hijos y, como comunidad escolar, al resto de los colegios y a los vecinos de la zona, porque no tenían por qué padecer las complicaciones de nuestro ingreso a la mañana”, señala Cecilia Wilcke, una de los tres coordinadores de este año y quien se encargó de organizar el archivo Excel a principios de curso con la participación de todos los grados.

Néstor Agnoletti, otro de los coordinadores, coincide con esta apreciación. “El colegio pertenece a la comunidad armenia, aunque la mitad de los chicos no son descendientes de armenios. Pero esta impronta comunitaria está en un montón de cosas, hay una vocación de ayudar y de ser voluntario. De hecho, Federico Consiglieri, el padre que motorizó esta idea, pidió la ayuda de otro padre, que era líder en un grupo scout”, cuenta.

Entre iniciales y primarias, en la ciudad existen 894 escuelas de gestión estatal y 906 de gestión privada. El número de edificios escolares es menor porque, sobre todo en los casos de las públicas, a veces un mismo predio contiene más de una escuela. De todas maneras, la cifra indica que existe un campo pendiente para una mayor extensión del sistema.

Por otro lado, el grado de aplicación es mucho menor en escuelas públicas: sólo 9 de las 121 que participan de “Sube y Baja” en la actualidad lo son (menos del 8%). Desde la Secretaría de Transporte, la respuesta es que en general los chicos que asisten a esos establecimientos llegan caminando, porque al momento de la inscripción se tiene en cuenta la cercanía del hogar o del empleo de los padres. “De todos modos, trabajamos en conjunto con el Ministerio de Educación para identificar y seleccionar las instituciones estatales más complejas en materia de tránsito”, indican.

Así y todo, sigue habiendo casos problemáticos. Uno de ellos es el de las dos escuelas que dan a la avenida Libertador, junto al Hipódromo de Palermo. La convivencia entre los niños, los ciclistas de la ciclovía que corre junto a la avenida y los autos en doble fila es difícil. “A veces se juntan hasta dos filas de autos. Por otro lado, muchos ciclistas pasan a toda velocidad, si bien hay carteles que dicen que en las horas de ingreso de chicos tienen que bajarse y pasar caminando”, se lamenta Roberto, que lleva a su hija a una de esas escuelas de camino a su trabajo.

Otras experiencias alrededor del mundo

El ordenamiento del ingreso de los chicos a los colegios como manera de mejorar el tránsito no es ley en ningún país, pero sí forma parte de iniciativas municipales. Ciudades como Madrid, Roma y las australianas New South Wales y Queensland tienen sistemas parecidos.

“En algunos lugares se aplican iniciativas como ‘Pick up, drop off zones’, para que los papás y mamás dejen a sus niños. Algunas de esas zonas para dejar o buscar a los chicos están a un par de cuadras de la escuela, pero desde allí son acompañados por voluntarios. Otra iniciativa es ‘Kiss and go’, la más parecida a Sube y Baja, donde se fomenta que los niños bajen solos y entren a la escuela”, explican desde la Secretaría de Transporte de la Ciudad.

En la Argentina, existen experiencias similares en Catamarca y Entre Ríos. «Sube y baja es un éxito por varios motivos: ayuda a mantener ordenado el ingreso y egreso de las escuelas y mejora la relación con los vecinos; fortalece los vínculos entre los niños, los padres y los docentes; y al mismo tiempo incorpora a los alumnos pautas de convivencia desde chiquitos» afirma Juan José Mendez, desde el Gobierno porteño.

NS

Seguir leyendo
Publicidad

Sin categoría

Aumenta las mediación online para solucionar conflictos durante la cuarentena

Publicado

on

La Mediación en Línea (MEL) es una herramienta del Ministerio de Justicia y Seguridad de la Ciudad de Buenos Aires para solucionar conflictos entre vecinos, como pueden ser problemas por la construcción de una medianera, desacuerdos por la administración del edificio o daños ocasionados por filtraciones, entre tantos otros. En ese sentido, el programa otorga un espacio de diálogo directo y participativo entre los involucrados, con la participación de un tercero que oficia de mediador y se encarga de facilitar la comunicación entre las partes.

En este 2020, debido a la cuarentena y al pasar mayor tiempo en casa, el servicio alcanzó el pico de casos tratados. De acuerdo a estadísticas del gobierno porteño, desde que comenzó el aislamiento social, preventivo y obligatorio, su utilización se incrementó en abril un 158 por ciento más que en el mismo mes del año pasado.

Hubieron 499 mediaciones en trámite, de las cuales 478 lograron concluirse con 421 (el 88%) acuerdos entre partes: 287 en forma total y 134 parcial.

En lo va del año se iniciaron 1.197 expedientes. Si bien la utilización del Sistema de Mediación en Línea venía aumentando desde enero, a partir del inicio del aislamiento, el 20 de marzo, el incremento de casos se aceleró.

De los 195 expedientes tratados en enero de 2020, pasaron a 222 en febrero, 281 en marzo y 499 en abril.

La mayoría (71 expedientes, el 15 por ciento) de las discrepancias se refirieron a problemas de filtraciones y humedad. Otros conflictos frecuentes estuvieron relacionados con la suciedad, los ruidos molestos, los desacuerdos personales entre vecinos y con la tenencia irresponsable, indebida o prohibida de animales.

Desde su puesta en marcha en 2017, el sistema ya lleva atendidos “unos cuatro mil casos” con “un promedio de acuerdo entre las partes superior al 80 por ciento de los casos”, indicó el director general de Justicia, Registros y Mediaciones del Ministerio de Justicia y Seguridad porteño, Nicolás De Stéfano.

Varias de las mediaciones involucraron a personas que estuvieron fuera del país al momento de la mediación o que viven en el interior.

El objetivo de la MEL es ofrecerse como una alternativa ante la falta tiempo libre, brindando un camino para evitar llegar a una instancia judicial mayor y con la facilidad de realizar audiencias en forma virtual.

Seguir leyendo

Sin categoría

Coronavirus: aseguran que serán entre 100 y 120 los cartoneros habilitados para operar en la Ciudad

Publicado

on

Entre 100 y 120 recuperadores urbanos, que forman parte de algunas de las cooperativas incluidas en el sistema oficial de recolección de reciclables porteño. Sólo una vez por semana y únicamente con grandes generadores, como supermercados y farmacias. Esos son algunos de los términos del convenio que preparan el Gobierno nacional y el porteño para que una fracción de los cartoneros oficiales puedan volver a trabajar en la Ciudad. La firma será entre este jueves y el viernes. La prueba piloto arrancará el lunes y durará 15 días.

Así adelantaron a este diario fuentes del Ministerio de Espacio Público e Higiene Urbana de la Ciudad, la cartera que suscribirá al acuerdo junto al Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible de la Nación. Según este último, las recolecciones serán los lunes en camiones y los grandes generadores deberán tener los residuos previamente separados.

Seguir leyendo

Sin categoría

Comienzan los testeos rápidos de Covid-19 en Constitución con un grupo de voluntarios

Publicado

on

La secretaria de Acceso a la Salud, Carla Vizzotti, confirmó que Argentina ya recibió 170 mil test que serán utilizados para dar inicio  a un «estudio de vigilancia sanitaria» que se desarrollará en centros de trasbordo de transporte público, primero en el Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA) y luego, por etapas, en el resto del país.

Los testeos serológicos que comenzarán a realizarse en los centros de trasbordo público porteños permitirán determinar «qué proporción de la población estuvo en contacto con el virus o desarrolló anticuerpos» y permitirán obtener, en un futuro, un «mapa sobre el comportamiento de la transmisión», según los especialistas.

La campaña comenzará en la estación Constitución, donde se trabajará para evaluar «el protocolo» que se llevará adelante en el resto de los operativos posteriores.

El mapa de la transmisión del virus

El infectólogo Tomás Orduna, jefe del servicio de Patologías Regionales y Medicina Tropical del Hospital Muñiz y médico integrante del Comité de Expertos que asesora al gobierno nacional, aseguró a Télam que estas primeras pruebas «serán una foto y cuando la comparemos con otras posteriores se podrá obtener un mapa sobre el comportamiento de la transmisión del virus».

Orduña dijo que «estas pruebas serológicas sirven para obtener una muestra sobre qué porcentaje de la población estuvo en contacto con el virus, porque establece si hay anticuerpos en el organismo y también se sabrá la cantidad de asintomáticos».

El infectólogo aclaró que «la sensibilidad del método es relativa» debido a que las pruebas serológicas detectan algún resultado si la persona estuvo en contacto hace más de siete días o incluso, de forma más certera, luego de los quince días.

«Por eso, estas pruebas se usan para realizar mapeos periódicos y sería ideal realizarlas mensualmente y compararlas, para poder establecer si la curva de circulación del virus bajó, lo que significa que disminuyeron los contagios», explicó el médico.

Las pruebas

Actualmente se utilizan en el mundo tres tipos de pruebas para detectar el coronavirus.

Las PCR, que son mediante las cuales en Argentina se confirma el diagnóstico, se realizan a partir de un hisopado en la nariz, garganta y boca; su resultado mide la presencia de ácido nucleico del virus y, según fuentes de la Cámara Argentina de Laboratorios de Análisis Bioquímicos (CALAB), «es el único que marca si la persona está infectada en el período agudo de la enfermedad».

Dicha prueba «solo se realiza en laboratorios con equipos adecuados y profesionales capacitados», según precisó la fuente.

Por otro lado, las serológicas -que son las que se utilizarán en el espacio público- se realizan a partir de una muestra de sangre, la cual «detecta la presencia de anticuerpos, no informa sobre el período precoz de la infección».

Según la Cámara, estas pruebas «son adecuadas para conocer el estado del personal de salud altamente expuesto y el porcentaje de la población que tuvo contacto con el virus, lo que permite establecer estrategias ante la pandemia».

Los testeos de antígenos, por otro lado, se basan también en hisopado en nariz, garganta y boca y «se pueden hacer los primeros días de la infección».

«Sirven como técnica de cribado (medida de prevención secundaria) y los resultados negativos deben ser repetidos por PCR, por la baja sensibilidad de estos tests», explicaron las fuentes.

El coronavirus en la Argentina

En el reporte matutino del Ministerio de Salud, se informó que este miércoles fueron realizadas 2.558 nuevas muestras y desde el inicio del brote se realizaron 41.786 pruebas diagnósticas para esta enfermedad, lo que equivale a 920,9 muestras por millón de habitantes.

El número de casos descartados hasta este miércoles es de 32.414 (por laboratorio y por criterio clínico/ epidemiológico y las principales franjas etarias afectadas de los casos registrados corresponden a personas de entre 20 y 59 años, siendo la edad promedio de 44 años.

Con respecto a los datos de la pandemia, Argentina reportó 3.288 infectados, 870 (26,5%) son casos «importados», 1.408 (42,8%) son contactos estrechos de casos confirmados, 669 (20,3%) son casos de circulación comunitaria y el resto se encuentra en investigación epidemiológica.

Las autoridades recalcaron que las pruebas diagnósticas que se realizan en la red de 142 laboratorios públicos y privados del país viene subiendo (41786 testeos) y que la tasa de positividad, que en la actualidad es de 9,35 por ciento, está en descenso.

La última información oficial precisa que 159 personas fallecieron por coronavirus desde el inicio de la pandemia, lo que se traduce en 4,8% por ciento de letalidad y 3,5 muertos por millón de habitantes, según se informó hoy en el reporte diario del Ministerio de Salud.

Seguir leyendo

Editor Responsable: Diego Bara - dohocomuna12@hotmail.com - Domicilio legal: Llavallol 2900, CABA - Teléfono: 15.6.7645372 - Propiedad Intelectual N°: 5302802 - Integrante de la Asoc. Civil Medios Vecinales.