Connect with us

Sin categoría

La historia de Flores Porteñas, la panadería más antigua de Buenos Aires

Publicado

on

En el año 2003, Leonardo Messina había perdido gran parte de sus ahorros en el corralito y, con lo último que le quedaba, se animó a comprar una panadería en la Avenida Rivadavia 3229, con más historia de la que hubiera imaginado.

Su padre, un inmigrante italiano, había amasado en el Conurbano, en Nueva York y en la ciudad de Buenos Aires. Por eso, en aquellos días de crisis apostó a lo único que sabía hacer: facturas, rosquillas, medialunas y ensaimadas, la especialidad de la casa.

El 11 de noviembre, Messina cerró las puertas de Flores Porteñas (tal su nombre original) para refaccionar el local y subirle el techo. Cuando comenzó a sacar el cielo raso se encontró con que los dueños anteriores  habían tapado un vitraux que data de de finales del Siglo XIX. Fue como si hubiera abierto una puerta al pasado.

Días antes de tomar posesión, el vendedor le contó que la panadería había pertenecido a Josefina, una de las ocho hermanas de Domingo Faustino Sarmiento. De poco, Messina fue descubriendo en este lugar un verdadero arcón de los recuerdos. De repente supo que las medialunas que salían de ese horno, que cuenta más de un siglo, eran las preferidas de Perón. Y que en la década del 30, Julio Cortázar pasaba a merendar café con leche con ensaimadas cuando salía del Mariano Acosta, como lo hacía Leopoldo Marechal unos años antes.

Pero en el año 2015 Leonardo Messina recibió una nueva noticia: «Vinieron de la Legislatura Porteña porque Flores Porteñas es la primera panadería de la historia de Buenos Aires. Fue fundada en 1885». Para ese momento, Messina ya había superado la crisis que casi lo deja en la ruina y su negocio había recuperado el brillo de sus primeros años.

Cuando Infobae ingresa al local que ya cuenta 134 años, invade el aroma de las masas y el pan recién horneados. Entre las fotos de los primeros colectivos que surcaban la avenida Rivadavia a inicios del siglo pasado aparece una lata con la cara de tres jovencitas que se recortan como si fueran los pétalos de una margarita: «Son las hijas del primer dueño, de ahí surge el nombre de Flores Porteñas», cuenta Messina.

Las frutas secas y las avellanas rebalsan los pan dulces que se producen durante todo el año: «Obviamente, a fin de año surge la mayor demanda. Hay que jugársela: yo arranco con dos mil pan dulces y después vamos viendo cómo salen», explica el dueño. Y en una gran mesa aparecen las famosas ensaimadas que amaba Cortázar.

Cuando Messina llegó a Flores Porteñas cambió algunas costumbres de los dueños anteriores: «Antes abrían a las siete y media, pero yo veía que la parada del colectivo estaba llena desde las seis. Se estaban perdiendo no menos de 50 o 60 personas que empezaron a entrar al local», cuenta el panadero que hoy produce «entre 60 y 70 latas de medialunas cada día», según la jerga. ¿De cuánto estamos hablando? Hoy, la panadería más antigua de Buenos Aires vende unas seis mil medialunas por día. Claro que uno de los secretos es el precio: $ 90 la docena.

«El General quiere medialunas»

Ahora vamos al año 1949. En la Argentina gobierna Juan Domingo Perón. Salvador Messina (el padre de Leonardo) ese mismo año se sube al barco que lo traerá desde Sicilia a Buenos Aires. Pero sus caminos se cruzarían más tarde. Antes de llegar a la panadería cercana a la Plaza Miserere va a correr mucha agua bajo el puente. Pero Flores Porteñas ya goza de buena salud y está en manos de un español de origen mallorquín -la cuna de las ensaimadas- de apellido Matamalas.

Una mañana, un enviado del Gobierno llega a Flores Porteñas con un pedido de unas cuantas docenas de facturas para el Congreso y un agregado especial: «Media docena de medialunas de manteca para el General», decía el hombre que según escuchó Leonardo Messina se trataba del ministro de Trabajo: «Vivía por acá y venía a comprar seguido, hasta que una tarde hizo un pedido grande».

Al día siguiente, Matamalas mandó a su persona de mayor confianza a cumplir con el pedido de Perón: su sobrino de 14 años que iba a trabajar de pantalón corto y la raya del pelo como una cachetada para el costado.

«Yo me crié en esa panadería, entré de pibe y fui aprendiendo todo. Fui mozo, repartidor, estuve al frente del servicio y llegué a estar a cargo de todo el boliche. Me habré ido tres o cuatro años antes de la Libertadora», le cuenta Tomás Matamalas a ete medio que apenas rompe el silencio pero jura que quiere guardarse los detalles íntimos de su historia con el líder justicialista: «Nunca quise lucrar con eso: muchos me decían que le pidiera algo pero yo no soy así y nunca lo hice…».

De a poco, los recuerdos fluyen y Tomás se entusiasma y relata: «Iba todos los días a llevarle media docena de medialunas al General. Las quería dulces. Yo llegaba y se las daba a un maestranza que me permitía subir a saludarlo. Era muy cariñoso conmigo, muchas veces hasta pude verlo desayunar. Cada movimiento era un espectáculo en sí mismo», repasa el hombre que hoy tiene 84 años y recuerdos imborrables.

Y nos regala una anécdota más: «Una mañana tuve problemas con la furgoneta y llegué tarde. Cuando caigo, bajaba Perón por una escalera de mármol anchísima, de unos diez metros. Recuerdo la presencia del General con un traje blanco con unas estrellas doradas sobre su pecho, seguido por una comitiva enorme. Pero, cuando me ve, me increpa: ‘Eh, recién llegás: por culpa tuya me perdí el desayuno’, y amaga con darme con coscorrón en broma», dice Tomás.

¿Si recuerda algo más? «Para cerrar, Perón dice: ‘Señores, les presento al que me va a envenenar’. Y me mira: ‘¿Me vas a envenenar?’. ‘Cómo lo voy a envenenar, señor’, atiné a decir y todos reían. Yo te aseguro que, estas medialunas, él las comía directo no se las probaba nadie», cierra el hombre.

Unos años después, Tomás Matamalas dejó Flores Porteñas para entrar a la policía y tuvo un capítulo más junto a Perón: «El día de su caída yo estaba bajo bandera y me tocó escoltarlo antes de que se fuera al Paraguay. Nos dio la mano y nos agradeció a todos: ‘Esta es la Policía soñada'», recuerda entre lágrimas Matamalas.

Aquel día de septiembre del 55, Perón no sabía que le estaba estrechando la mano a su panadero amigo, el que le llevaba sus medialunas preferidas.

«Hay que ganar en la compra, no en la venta»

Son las siete de la tarde y Leonardo Messina sigue atrás del mostrador. Mientras habla con Infobae, cobra los pedidos: «Ochenta», le dice el cliente que se acerca con el paquete. Y él cobra. Messina no nos va a revelar los secretos de su pan dulce, sus sfogliatelle o sus medialunas. Pero nos tira un tip anticrisis: «¿Sabés cuál es mi secreto en estas épocas? Vos tenés que ganar en la compra, no trasladarle el precio en la venta a la gente».

Entonces cuenta que las cajas de grasa que algunos pagan más de 1.000 pesos él las ha rebajado en más de un 30 por ciento: «El año pasado compré las frutas de los pan dulces varios meses antes: cuando me las entregaron estaban un 40 por ciento más caras».

Leonardo tomó el oficio de su padre, Salvador. A los 5 años ya estaba en la cuadra haciendo medialunas. «Y a los 13 le dije a mi mamá que no quería estudiar más: al otro día mi viejo me levantó a las cinco y empezamos a cocinar. Tengo más de 40 años de de panadero», dice.

Arrancaron en Tablada pero después se fueron a Nueva York donde abrieron Ricci Bakery: «La sfogliatella la aprendí a hacer allá, con un panadero napolitano. Habíamos abierto un local gigante pero mi vieja no se adaptó a la ciudad y nos volvimos».

El papá de Leonardo, Salvador, falleció en 1993. Y hasta hace un año su mamá María se encargaba de la caja. pero hoy con 83 años prefiere que se quede en casa. «Este es un negocio que tenés que estar: yo me levanto a las cuatro y media y a las cinco y cuarto ya estoy en el negocio», cuenta Messina que tiene abierto su negocio de 6 a 21 los 365 días del año.»Bueno, el 25 de diciembre abrimos un poquito más tarde», se sincera.

Mientras los estantes se vacían de pan, del otro lado del ventanal la ciudad empieza a apagarse. Como si sonara ese tango de Carlos Gardel que dice «con un café con leche y una ensaimada/Rematás esa noche de bacanal»… Y hasta parecería inspirado en Flores Porteñas, la primera panadería de Buenos Aires.

Seguir leyendo
Publicidad

Ciudad

Por nuevas obras hay reducción horaria en el Subte línea D

Publicado

on

Desde este lunes, la línea D de subte reducirá sus horarios por obras de renovación del sistema de señales. Subterráneos de Buenos Aires. S.E. (Sbase), a cargo de los trabajos, informó que el nuevo cronograma en principio se mantendrá hasta diciembre.

De lunes a viernes se mantendrá el horario de inicio habitual, que es a las 5.30, pero el servicio finalizará media hora antes, a las 22.30. Los sábados arrancará a las 6.30 y también terminará a las 22.30. Mientras tanto, los domingos las formaciones circularán de 8.30 a 20.30, dos horas menos que hasta ahora.

La línea D, que une la estación Catedral con Congreso de Tucumán, es la segunda más utilizada de la red de subte, después de la B. En el mes de junio transportó 4.523.185 pasajeros pagos, de acuerdo a las cifras de la CNRT.

Actualmente se encuentra en proceso de modernización. La totalidad de sus formaciones tienen aire acondicionado y se avanza con una obra de repotenciación del sistema eléctrico. Además, se trabaja en el reemplazo del sistema de señales actual, de tipo Automatic Train Protection (ATP), por uno Communications-Based Train Control (CBTC), el mismo que tienen las líneas C y H.

La obra tiene un avance del 63% y estaría finalizada en 2023. En esta etapa, que se prolongaría hasta diciembre, se instalarán equipamientos en la zona de vías, contadores de eje, cableados y bandejas. En Sbase explican que estas tareas deben hacerse fuera del horario de servicio y por eso es necesario ampliar la ventana de trabajo nocturna.

Cómo funciona el sistema de señales CBTC

Los sistemas de señalamiento son clave para el control y protección de las formaciones. Su función principal es que circulen de forma segura asignando rutas e informando la posición de los trenes para evitar colisiones. Por eso, un sistema más moderno brindará más seguridad y permitirá mejorar la frecuencia del servicio.

El CBTC es un sistema de última generación que trabaja mediante la comunicación entre formaciones. Esto posibilita el máximo acercamiento de forma segura, reduciendo el intervalo entre trenes al mínimo posible.

Además, según la información suministrada por Sbase, este sistema determina con exactitud la ubicación de las formaciones y controla la velocidad de circulación. Y si esta se supera, puede detener la marcha. De esta manera, se logra una operación más eficiente, con intervalos entre trenes más cortos y con mayor seguridad para los pasajeros.

Seguir leyendo

Comuna 12

Proyecto para transformar parte de la avenida Triunvirato en una «calle verde»

Publicado

on

El gobierno porteño quiere transformar parte de la avenida Triunvirato en una «calle verde» como parte de su iniciativa para constituir 87 mil metros cuadrados de calles verdes antes de diciembre de 2023.

Lo anunció el jefe de gobierno, Horacio Rodríguez Larreta, que para el fin de su segundo mandato planea transformar trece calles porteñas en «calles verdes» siguiendo el modelo que busca aplicar en Honorio Pueyrredón en el barrio de Caballito. Con esta disposición, el gobierno analiza en estos momentos la transformación de parte de la avenida Triunvirato.

En la propuesta de la Ciudad, Larreta anunció 26 compromisos que salieron de los 1450 proyectos presentados por vecinos y vecinas. Estas propuestas están vinculados a educación y trabajo, transformación urbana, ciudad digital, seguridad y bienestar integral.

Fuentes del Ministerio informaron que el proyecto en avenida Triunvirato está en etapa preliminar y se puede modificar. Según fuentes de la Ciudad, la iniciativa busca vincular la plaza Echeverría con la avenida Congreso, además de generar más espacios verdes y disminuir la velocidad del tránsito.

El mapa exhibido entre los vecinos muestra que las cuadras de Triunvirato entre Congreso y Nahuel Huapi, donde comienza la plaza, serán totalmente peatonales y el tránsito se desviará por Bauness. Mientras que la cuadra entre Rivera y Cullen, a continuación de la plaza, tendrá un área verde y otra para circulación. 

De acuerdo al Ejecutivo, la creación del área sobre Triunvirato también buscará, con la suma de porciones verdes, mejorar la absorción del calor y del agua de lluvia. Además consideran que funcionarán como nuevas áreas de esparcimiento.

La primera convocatoria, que apareció a los vecinos como una publicidad en Instagram y Facebook, no recibió comentarios positivos: «No queremos falsos espacios verdes sino verdaderos parques. En Villa Urquiza está disponible un terreno ferroviario. Si de verdad quieren sumar espacio verde es ESE, no anulen carriles de avenidas», tuiteó la cuenta @verdemetal, que acompañó su publicación con capturas de comentarios. Todos, en contra del proyecto.

«Avenida Bauness y Triunvirato es una arteria que de lunes a sábado de 7 a 23 tiene un tráfico infernal. Incluso de camiones pesados y de carga mediana. ¿Dónde piensan derivar el transporte? ¿A Constituyentes, que está colapsada? ¿A Donado que es un polo gastronómico?…», escribió @charly_de_seta contestando al posteo oficial en Instagram. Y @beatrizepelbaum sumó: «Un negociado más. No necesitamos tres macetas en el medio de Triunvirato. Así está bastante complicado. Usen los terrenos del tren. ¿O ya los vendieron para construir torres?».

En Villa Urquiza existe una demanda concreta de asociaciones vecinales que promueven un proyecto de ley para la creación de un área parquizada de uso público y gratuito en el predio lindante a las vías del tren Mitre, comprendido por las calles Bucarelli, Triunvirato y Roosevelt.

En 2017, la Legislatura porteña aprobó una ley que rezonificaba ese terreno y habilitaba la construcción de torres. Por eso, en algunos comentarios se repetía la necesidad de instalar un espacio verde ahí y no en otra área del barrio, muchos menos sobre una avenida.

Vecinos que se oponen en Caballito

En la Comuna 6 los vecinos resisten la creación de un parque lineal en la Av.Honorio Pueyrredón, entre la avenida Gaona, o en el punto donde se encuentra el monumento al Cid Campeador, y la calle Neuquén. El proyecto anula carriles para la construcción de un nuevo corredor verde peatonal. El nuevo espacio verde contempla la creación de postas aeróbicas, cancha de fútbol y tenis. El cambio modifica toda la circulación en la zona, con camcio en los recorridos de los colectivos. 

El anuncio de la inciativa provocó la resistencia de muchos vecinos, que comenzaron a movilizarce y llegaron hasta la justicia,. En el mes de febrero, el juzgado porteño en lo contencioso, administrativo y tributario N° 15 hizo lugar a un amparo presentado por la agrupación vecinal SOS Caballito y ordenó al Gobierno porteño frenar las obras.

Seguir leyendo

Ciudad

Siempre que llovió…. se hinundó

Publicado

on

El “¡No se inunda mááás!” (con la “á” estirada y enfatizada con desesperación) del ex presidente Mauricio Macri en referencia a las calles porteñas del distrito que gobernaba, tuvo su correlato antagónico el domingo, una vez más. Desde el sur hasta el norte de la Ciudad de Buenos Aires se vieron imágenes de anegamientos, autos flotando, gente caminando con agua hasta las rodillas o las caderas.

La ingeniera especializada en hidráulica, María Eva Koutsovitis, en sus redes sociales, explica en 11 puntos el porqué se inunda y va a inundarse cada vez más a futuro las calles en CABA.

1. Porque las megaobras de infraestructura ejecutadas por este gobierno fueron diseñadas con datos de lluvias de fines de los 90 y con criterios técnicos de hace casi un siglo.

2. Porque no es cuestión de construir túneles cada vez más grandes para controlar lluvias más cortas y más intensas, sino garantizar la retención e infiltración de las lluvias allí donde caen.

3. Porque en la última década se privatizaron cómo mínimo 150 hectáreas de superficies verdes absorbentes y en plena pandemia el GCBA modificó el Código Urbanístico para transformar en estacionamientos de autos los pulmones verdes de manzana.

4. Porque nuestra metrópolis es una de las ciudades del mundo con menos superficie verde pública por habitante.

5. Porque carecemos de una mirada integral en términos de Riesgo Hídrico que permita planificar una ciudad resiliente.

6. Porque la ocupación del borde costero con mega emprendimientos inmobiliarios van a impedir que podamos adecuadamente mitigar los ascensos del nivel del río.

7. Porque se planifica en función de los negocios de las grandes desarrolladoras inmobiliarias sin ningún tipo de evaluación de impactos. Estas mega construcciones destruyen la fisonomía de los barrios y son responsables del colapso de la infraestructura de servicios públicos.

8. Porque la Ciudad de Buenos Aires tiene un Plan Hidráulico completamente desactualizado con relación a los indicadores actuales de la crisis climática.

9. Porque aunque las amenazas de origen natural que la ciudad enfrenta son las inundaciones y las olas de calor, no contamos con un Plan de Contingencia para afrontarlas.

10. Porque el negacionismo de la crisis climática por parte del poder político nos plantea destruir un pulmón verde y uno de los pocos humedales que la ciudad conserva para construir un nuevo Puerto Madero en la Costanera Sur.

11. Para evitar el colapso de la ciudad necesitamos diseñar políticas hídricas integrales y transversales desde la perspectiva de la agenda climática y el paradigma de la democracia participativa ambiental.

Todo esto es sabido y reconocido por profesionales y técnicos de diversa extracción, pero dirigentes políticos y funcionarios siguen proponiendo megaobras que significan gastos extraordinarios -aún con endeudamiento externo- pero sin contemplar la posibilidad de parar de construir, parar de impermeabilizar y ejecutar proyectos vecinales.

Seguir leyendo

Editor Responsable: Diego Bara - dohocomuna12@hotmail.com - Domicilio legal: Llavallol 2900, CABA - Teléfono: 15.6.7645372 - Propiedad Intelectual N°: RE-2019-73320895-APN-DNDA - Integrante de la Asoc. Civil Medios Vecinales - Integrante del Reg. de Medios Vecinales CABA - Visitas mes de noviembre: 33919