Connect with us

Coghlan

Vecinos de Coghlan se unen para proteger la identidad barrial y modificar el Código Urbanístico porteño

Publicado

on

Vecinos de la Asociación Civil Amigos de la Estación Coghlan se están uniendo en un esfuerzo conjunto para enfrentar los desafíos planteados por el actual Código Urbanístico porteño y elaborar un proyecto de ley que modifique esta normativa. Su objetivo principal es proteger la identidad barrial, el patrimonio histórico y la calidad de vida en los barrios, que se encuentran amenazados por la especulación inmobiliaria.

Esta iniciativa surge de la articulación y la iniciativa de Karina Murúa, miembro de la Junta Comunal 12, y vecinos. La preocupación fue llevada luego a los asesores de la legisladora porteña Claudia Neira (Frente de Todos), quienes se ofrecieron a colaborar en el proyecto.

La Asociación Civil Amigos de la Estación Coghlan, en conjunto con ciudadanos autoconvocados, está organizando una mesa de trabajo para defender los valores del barrio que están en peligro debido a la especulación inmobiliaria. Están buscando el apoyo y la colaboración de más ciudadanos y organizaciones para unirse a este equipo de trabajo.

Las actividades que se están llevando a cabo son diversas y van desde diseñar flyers, repartir volantes y recolectar firmas, hasta trabajar en la redacción de un proyecto de ley para presentarlo en la legislatura. También se realizarán relevamientos fotográficos de una o varias manzanas y se representarán los intereses del barrio en reuniones y medios de comunicación. Aquellos interesados en colaborar pueden comunicarse a través de la cuenta de correo electrónico o la cuenta de Instagram proporcionadas.

El Código Urbanístico vigente ha tenido consecuencias negativas en los barrios, como la construcción descontrolada y especulativa, que ha afectado la calidad de vida de los residentes. Una de las preocupaciones es que el nuevo código permite ocupar hasta el 89% de la superficie total de cada manzana, lo que pone en riesgo los espacios verdes interiores.

Además, se impusieron alturas fijas que varían según los barrios, lo que ha impactado especialmente en barrios como Coghlan. En algunos casos, cuando un edificio supera la altura máxima permitida en una parcela, se permite igualarla, lo que ha resultado en un aumento significativo en la altura de los edificios.

El tema de la «Plusvalía urbana» también es relevante, ya que impone un impuesto a las parcelas que obtienen ganancias debido a cambios normativos. Esto significa que si se desea construir más, se debe pagar al Gobierno de la Ciudad. Además, el nuevo código permite construir sobre la línea municipal, sin la obligación de retirarse 3 metros desde la línea del frente.

Los barrios de la Comuna 12, que incluyen Villa Urquiza, Villa Pueyrredón, Saavedra y Coghlan, se enfrentan a conflictos relacionados con obras y demoliciones sin control. En algunos casos, se han demolido patrimonios históricos que están protegidos por normativas, lo que ha generado preocupación entre los vecinos.

El avance desmedido de los edificios también está teniendo un fuerte impacto ambiental en los barrios, afectando la calidad del aire, generando contaminación visual y sonora.

Ante estas situaciones, es fundamental que los vecinos tomen conciencia de la transformación que están experimentando sus barrios y hagan escuchar sus reclamos ante los organismos correspondientes. La defensa de la identidad barrial y el derecho de preexistencia de los propietarios son aspectos claves que deben ser tenidos en cuenta en la búsqueda de soluciones.

Es necesario que los vecinos se unan y exijan regulaciones y cambios que protejan la identidad y el bienestar de los barrios. El involucramiento de los residentes y la presión ejercida sobre los organismos correspondientes son fundamentales para lograr un desarrollo urbano sostenible y respetuoso con el entorno.

Coghlan

Incendio en Coghlan: Riesgos de crear repelentes caseros en medio de la escasez

Publicado

on

En las últimas semanas, el país experimenta una falta de repelentes debido a la grave crisis epidemiológica desatada por el dengue. En ese contexto, muchos optaron por crear repelente casero, sin embargo, en el barrio de Coghlan, un hombre terminó desatando un incendio en su propio departamento en el intento.

El incendio fue provocado por un hombre de 57 años que quiso hacer un repelente con citronela. El fuego se reportó alrededor de las 18:30 del viernes y rápidamente efectivos policiales de la Comisaría Vecinal 12C y personal del SAME acudieron al lugar.

Un acto desafortunado con consecuencias graves

Un incendio se produjo en la tarde del día viernes pasado en un departamento del barrio de Coghlan, en nuestra Comuna 12. El hecho ocurrió alrededor de las 18:30 en un edificio ubicado en la calle Roosevelt al 5000 y la avenida Balbín. Según informaron fuentes policiales, el fuego se originó en el living del departamento cuando el hombre, de 57 años, intentaba preparar un repelente natural contra mosquitos utilizando citronela.

Rápidamente, las llamas se propagaron por el living y la cocina del departamento. Al lugar acudieron tres dotaciones de Bomberos de la Ciudad y personal del SAME, quienes lograron controlar el fuego en pocos minutos.

Precaución y advertencia para evitar tragedias

El hombre fue asistido por inhalación de monóxido de carbono, pero no sufrió heridas de gravedad. Afortunadamente, no hubo otras personas lesionadas.

Este incidente pone de relieve el peligro que conlleva la elaboración de productos caseros con sustancias inflamables. Es importante recordar que siempre es recomendable adquirir repelentes de mosquitos en comercios confiables y seguir las instrucciones de uso al pie de la letra.

El aumento de casos de dengue en la Ciudad de Buenos Aires ha generado preocupación entre los vecinos. Sin embargo, es fundamental evitar recurrir a métodos caseros para combatir los mosquitos, ya que estos pueden poner en riesgo la seguridad de las personas y sus bienes.

Seguir leyendo

Coghlan

Segundo robo en nueve meses en la Escuela Nº15 Manuel Antonio Acevedo de Coghlan

Publicado

on

El último sábado, un grupo de individuos irrumpió en la Escuela Nº15 Manuel Antonio Acevedo, ubicada en la calle Tronador al 2800, en el barrio de Coghlan, de nuestra Comuna 12, aprovechando la ausencia del fin de semana largo para perpetrar el robo. La comunidad educativa se vio consternada al descubrir que la puerta de acceso había sido violentada y que 138 tablets habían sido sustraídas del establecimiento.

Según fuentes policiales, vecinos alertaron a las autoridades tras notar movimientos sospechosos de personas transportando tablets en bolsas cerca del colegio. Al llegar al lugar, la policía corroboró el robo, constatando el faltante de los dispositivos electrónicos. Este incidente ha dejado en evidencia la creciente ola de robos en las escuelas de la ciudad, con la Escuela Nº15 Acevedo siendo víctima por segunda vez en menos de un año.

La indignación y preocupación son indignantes, tanto como de docentes como para los familiares de alumnos. En un comunicado emitido por el sitio Notiscoop, se expresó el malestar ante la repetición de este tipo de eventos, recordando un episodio similar en junio del año anterior. A pesar de los esfuerzos de la Cooperadora por reforzar la seguridad, estas medidas han demostrado ser insuficientes para contener la delincuencia.

Sobre la Seguridad Escolar

El robo en la Escuela Nº15 Manuel Antonio Acevedo no es un caso aislado, sino un síntoma de un problema mayor que aqueja a las instituciones educativas de la Ciudad de Buenos Aires. La seguridad de los alumnos y del personal docente debe ser una prioridad indiscutible para las autoridades gubernamentales.

Es fundamental que desde el Gobierno de la Ciudad se implementen medidas de seguridad efectivas y a largo plazo. La instalación de alarmas, la mejora en la infraestructura de las escuelas y el aumento de la presencia policial en las inmediaciones son pasos indispensables para disuadir futuros actos delictivos.

Además, es fundamental que se agilice la reposición de los equipos robados, como las 138 tablets sustraídas en este último incidente. Estos dispositivos son herramientas fundamentales para el proceso de enseñanza-aprendizaje, y su ausencia afecta directamente a los 350 alumnos que asisten a la escuela.

La comunidad educativa de la Escuela Nº15 Manuel Antonio Acevedo hace un llamado enérgico al Gobierno de la Ciudad para que tome medidas concretas y urgentes en materia de seguridad escolar. No podemos permitir que nuestras escuelas se conviertan en blancos fáciles para la delincuencia.

Es hora de actuar de manera decidida y coordinada para garantizar un entorno seguro y propicio para el desarrollo académico de nuestros estudiantes. La educación pública es un pilar fundamental de nuestra sociedad, y protegerla debe ser una responsabilidad compartida por todos.

Seguir leyendo

Coghlan

La Justicia ratifica la protección de la ex fábrica Barthel en Coghlan

Publicado

on

En un fallo celebrado por los vecinos, la Justicia ha respaldado la preservación de la ex fábrica de muebles Barthel, ubicada en la calle Capitán General Ramón Freire 3035/55/65/75/85 del barrio de Coghlan, en nuestra Comuna 12. La decisión judicial ha rechazado los intentos de demolición de este emblemático conjunto edilicio, que representa no solo un valor arquitectónico y urbanístico, sino también un hito simbólico en la memoria colectiva de varias generaciones de vecinos.

El rechazo de los recursos de apelación interpuestos por el Gobierno de la Ciudad y la empresa Jorne S.A. ratifica la medida cautelar dictada previamente por el Juez Roberto Andrés Gallardo. Esta medida, solicitada por la Asociación Civil Observatorio del Derecho a la Ciudad, ha frenado la demolición del edificio de la ex fábrica Barthel, cuyo valor histórico y cultural ha sido reconocido por la comunidad.

La sentencia, enmarcada en la causa caratulada como “ASOCIACIÓN CIVIL OBSERVATORIO DEL DERECHO A LA CIUDAD CONTRA GCBA SOBRE INCIDENTE DE APELACIÓN – AMPARO – PATRIMONIO CULTURAL HISTÓRICO”, refuerza la protección legal del patrimonio histórico de la ciudad.

El conflicto surge a raíz de la autorización del Gobierno de la Ciudad para la demolición parcial de la ex fábrica Barthel, otorgando un permiso de obra nueva a la empresa Jorne S.A. Sin embargo, la comunidad, respaldada por la ley N° 5117 de 2014, que cataloga el conjunto edilicio con nivel de protección estructural, se opuso firmemente a la pérdida de este patrimonio.

La defensa del valor patrimonial de la fábrica Barthel se sustenta en su significado histórico, arquitectónico y testimonial. Fundada en 1923, la fábrica ha sido un símbolo de la actividad productiva del barrio, dando empleo a decenas de obreros y manteniendo viva la tradición del mobiliario en Buenos Aires. Su conservación, junto con las maquinarias y archivos originales, representa un legado invaluable para el patrimonio del barrio.

La resolución judicial, además, destaca la importancia del respeto al Código Urbanístico, que prohíbe modificaciones que atenten contra la integridad del patrimonio estructural y ambiental de la ciudad. En este sentido, la decisión de la Justicia refuerza la necesidad de preservar no solo los edificios, sino también el entorno paisajístico y la calidad ambiental que caracterizan a espacios como la ex fábrica Barthel.

El fallo judicial no solo representa una victoria para los vecinos del barrio de Coghlan y la Comuna 12, sino también un recordatorio del compromiso colectivo con la preservación de la historia y la identidad de la ciudad de Buenos Aires. La ex fábrica Barthel seguirá siendo un símbolo de la lucha por la conservación del patrimonio cultural porteño, gracias al esfuerzo y la dedicación de quienes defienden su legado.

Seguir leyendo

Editor Responsable: Diego Barattucci - Domicilio legal: Llavallol 2983, CABA - Teléfono: 11.5982.9757 - Correo electrónico: diegobara1010@gmail.com - Registro Naciónal de Propiedad Intelectual N°: RE-2023-50013908-APN-DNDA - Integrante de la Asoc. Civil Medios Vecinales - Integrante del Reg. de Medios Vecinales CABA - Visitas del último mes: 34.297