Connect with us

Alimentación

Los beneficios del ajo

Publicado

on

Si hablamos de uno de los condimentos imprescindibles en nuestra cocina, tenemos que mencionar el ajo. Se trata de un ingrediente en cocinas de todo el mundo que nos aporta un toque de sabor inigualable a platos y recetas. Pero, además de su sabor, debes saber que es un alimento muy beneficioso para nuestra salud, ¿lo sabías? A continuación, vamos a descubrirte las principales propiedades y beneficios del ajo para que, así, sepas por qué es un ingrediente muy recomendado para incluir en tu día a día.

Abre el apetito

Otra de las cualidades del ajo es que estimula las mucosas gastrointestinales, provocando un aumento de las secreciones digestivas y de la bilis. Esto se traduce en una mejor preparación del tracto digestivo para la digestión de los alimentos.

 Es un eficaz antibiótico

Un estudio de la Universidad Estatal de Washington (EE.UU.) y publicado en la revista Journal of Antimicrobial Chemotherapy, concluye que el sulfuro de dialilo, un compuesto del ajo, es 100 veces más eficaz que los antibióticos populares para luchar contra la bacteria Campylobacter (una de las causas más comunes de infecciones intestinales).

Disminuye el riesgo de parto prematuro

Diversos estudios como el llevado a cabo por la División de Epidemiología del Instituto Noruego de Salud Pública han demostrado que la ingesta de frutos secos y verduras como el ajo, reducen el riesgo de parto prematuro, ya que mantienen a raya las infecciones microbianas durante el embarazo.

Reduce el colesterol

Un estudio publicado en la revista Journal of Nutritional Biochemistry demostró tras un experimento que el ajo era capaz de bajar los niveles de colesterol, así como la presión arterial .

Cuida tus huesos

El ajo es beneficioso para aquellas personas que sufren de artritis o cualquier dolor articular gracias a su alto contenido de selenio y sulfuro.

Fortalece el sistema inmunológico

Añadir ajo en nuestras recetas es muy beneficioso para las defensas ya que es antiviral, antihongos y antibacteriano. A diferencia de los antibióticos sintéticos, las bacterias, virus y hongos no ofrecen resistencia al ajo.

Las propiedades adelgazantes del ajo

Siempre se tiene que tomar con moderación, ya que en cantidades elevadas es contraproducente para pacientes con hemorragias debido a sus propiedades anticoagulantes y puede provocar irritación estomacal. Asimismo, es importante complementarlo con una dieta equilibrada y ejercicio físico si deseas bajar de peso de forma eficaz.

El ajo también:

– Acelera el metabolismo. Según un estudio el ajo contribuye a que el sistema nervioso aumente la producción de la hormona adrenalina y, así, incremente el consumo de calorías.

– Es diurético, ya que ayuda a eliminar los líquidos y toxinas del organismo.

– Regula los niveles de azúcar en la sangre. Permite al organismo producir menos insulina, lo cual ayuda a regular el nivel de azúcar en la sangre y al mismo tiempo a que el metabolismo trabaje mejor.

Un estudio realizado a más de 100 personas con enfermedad hepática crónica reveló que los individuos que tomaron un suplemento de 800 mg de ajo en polvo perdieron más peso que los que consumieron un placebo.

Cómo consumir el ajo para adelgazar

En general, la manera más eficaz de tomar este alimento para lograr bajar de peso es en forma de infusión por la mañana y en ayunas, ya que prepara el sistema digestivo y además tiene un efecto saciante. Para su preparación necesitarás:

– 1 diente de ajo picado

– 1/2 cucharada de canela en polvo

– 1 taza de agua caliente

Para prepararla se debe poner un vaso de agua a hervir y, una vez llegado al punto de ebullición, se le añade un diente de ajo picado junto a la canela. Tras unos 10 minutos de cocción a fuego lento se cuela la infusión, ya lista para tomar, a la que se puede añadir también una cucharada de jugo de limón. De esta forma, no solo obtendrás una ayuda para adelgazar, sino que también actuará como protector de la salud cardíaca.

Ajo para la hipertensión

Esta enfermedad, que puede afectar en muy distintos grados y que pasa desapercibida por hasta un tercio de las personas que la sufren, puede llegar a provocar graves daños en todo el organismo, desde las arterias y el corazón a los riñones y el mismo cerebro, entre muchas otras complicaciones y disfunciones.

Además de la edad, una alimentación poco adecuada y un modo de vida sedentario son dos de sus grandes detonantes, de ahí la importancia de mantener un estilo de vida sano y activo. Uno de los principales aliados que podemos encontrar en la lucha contra la hipertensión, además de, evidentemente, la atención médica, es un alimento sabroso y terriblemente fácil de encontrar: el ajo.

Según estudios realizados, el ajo actúa como protector de la salud cardíaca, ayudando a reducir el conocido como colesterol malo y a regular la tensión gracias, entre otras cosas, a sus efectos vasodilatadores.

Sin embargo, no es necesario lanzarse a masticar dientes de ajo para fortalecer el sistema cardiovascular: la dieta mediterránea contempla el uso del ajo como ingrediente en todo tipo de platos, y hay aún más formas de consumirlo para aportar variedad y evitar el aburrimiento en la dieta.

Así, los dientes de ajo como tales se usan a menudo en todo tipo de platos típicos, y en muchas zonas es tradicional su consumo en crudo por las mañanas. También es común el restregar un diente de ajo cortado contra una tostada de pan, regada después con unas gotas de aceite de oliva.

Sal de ajo

Otro gran recurso es elaborar la conocida como sal de ajo: un sustituto de la sal elaborado a base de ajo y aceite, que ayuda así doblemente en la lucha contra la hipertensión. Para hacer sal de ajo sólo hay que sofreír los ajos pelados en una sartén con un poco de aceite de oliva, procurando siempre que no se quemen. Tras esto, se secan del aceite y se guardan en un recipiente que los mantenga libres de humedad. En adelante, en lugar de añadir sal a un plato, se puede simplemente rallar uno de los dientes sofritos, al gusto.

Té de ajo

Preparar té de ajo resulta también un gran complemento muy agradable de tomar tras el almuerzo o a media tarde. Para ello se debe poner un vaso de agua a hervir y, una vez llegado al punto de ebullición, se le añade un diente de ajo triturado junto a 3 gramos de jengibre rallado y una cucharada de miel. Tras 20 minutos de cocción a fuego lento se cuela la infusión, ya lista para tomar, a la que se puede añadir también una cucharada de jugo de limón.

Esto no es todo, hay otros muchos modos de tomar este gran alimento, como macerado en aceite o comprado en seco como especia.

Seguir leyendo
Publicidad
Haga click para comentar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Alimentación

Que cosechar en otoño en una huerta urbana

Publicado

on

Marzo ya es, para la huerta, temporada otoño-invierno. Con el descenso de la temperatura aún podemos disfrutar de las cosechas estivales y recoger tomates, berenjenas, zucchinis, pepinos, morrones y zapallos (¡y aprovechar el excedente para hacer conservas y dulces!). Además, es un momento ideal para sembrar numerosos cultivos y arrancar con aromáticas. No hace falta ser un huertero experimentado para tener una buena cosecha de verduras, te contamos cuáles son las verduras más fáciles de producir en casa a partir de esta época.

No exigen muchos cuidados y eso los convierte en ideales para quienes no tienen mucha experiencia en huertas.

Siguiendo unas pocas pautas, se puede obtener una cosecha exitosa.

En la temporada de otoño-invierno, se pueden seguir cultivando especies que se adaptan a las dos temporadas como: acelga, lechuga, achicoria, rabanito, zanahoria.

Hay otras que son propias de esta temporada como: cebolla, puerro, coliflor, brócoli, repollo, habas, remolacha, arveja, ajo, espinaca y escarola.

Consejos a tener en cuenta para la temporada:

No retrasar las siembras otoñales, a fin de optimizar su rendimiento.

Se pueden cosechar los tomates pintones, para liberar terreno para otros cultivos. Con las primeras heladas, estos cultivos terminan su ciclo.

Cosechar semillas para tener disponibles en futuras siembras. Recordar que el tomate y el pimiento deben estar rojos para obtener semillas de buena calidad.

Las rotaciones con especies de la temporada anterior y las asociaciones, esto es colocar diferentes cultivos; buenos “socios”. Por ejemplo: lechuga y zanahoria; acelga con rabanito.

Incluir especies leguminosas como habas o arvejas que son reponedoras de fertilidad, fabrican parte de los nutrientes del suelo que consumen.

Cubrir con abono de cobertura (pasto seco o viruta) los canteros o almácigos, para favorecer la retención de humedad al comienzo de la temporada para una emergencia uniforme.

Agregar abono compuesto de la abonera a los canteros, para reponer fertilidad y contribuir a la estructura del suelo.

Incluir aromáticas en la huerta: romero, orégano, tomillo, ruda, ajenjo, entre otras. Los diferentes olores ayudan a “distraer” a las plagas.

Las flores pueden incluirse como atractivo de especies como pulgones para evitar el ataque a repollos y darle un toque de color. Las caléndulas ofrecen sus flores naranjas y amarillas en esta temporada

Siempre estamos a tiempo de comenzar a fabricar nuestro abono. Si comenzamos en esta temporada a realizar una abonera (con cáscaras de verdura y fruta, restos de yerba, liga de caballo o gallina) tendremos “tierra rica” para los canteros en primavera y también nos sirve para hacer los plantines de tomate, pimiento, berenjena la temporada próxima.

Seguir leyendo

Alimentación

Qué alimentos son buenos para mantener un hígado sano

Publicado

on

Cuando termina el invierno y empieza el buen tiempo se habla mucho de dietas detox y planes para depurar el organismo. Pero nuestro organismo ya posee su mecanismo de depuración y gran parte del trabajo es llevado a cabo por el hígado. Por lo que la mejor manera de eliminar toxinas consiste en tener un hígado sano. 

A menudo, cuando el hígado está sobrecargado, podemos notar falta de concentración, estreñimiento, malas digestiones, piel seca, enfado, apatía o dificultad en la toma de decisiones. Esto es especialmente habitual en primavera. Pero con unos pocos cuidados enseguida mejoraremos los síntomas.

El hígado es uno de los órganos que más funciones cumple.

Se encarga de liberar la sangre de sustancias nocivas, como el alcohol y las drogas; usa el azúcar como fuente de energía cuando los niveles están bajos y es una fuente de provisión de hierro para el cuerpo.

Y así como los excesos sostenidos pueden causar serios daños en este órgano (como cirrosis o falla hepática por abundante consumo de alcohol), existen algunos alimentos que pueden ayudar a mejorar su funcionamiento.

ALCAUCIL 

De sabor amargo, el alcaucil contribuyen a la limpieza y desintoxicación del hígado. Son ricas en silimarina, un antioxidante que también está en el boldo, la planta reina para el cuidado del hígado.

Tómalas 2 ó 3 veces por semana con jugo de limón, crudas o cocidas al vapor.

BRÓCOLI

El brócoli es una de las verduras más recomendadas para la salud hepática porque es rica en azufre, imprescindible en la segunda fase de detoxificación del hígado.

Prepara el brócoli al vapor o al wok, y consúmelo 3 ó 4 veces por semana.

PUERRO

Junto con los ajos y las cebollas, el puerro  es también rico en compuestos azufrados que ayudan a que el hígado funcione a la perfección.

Podés comerlo a diario, en caldos, cremas o al vapor.

GARBANZOS 

Necesitamos aminoácidos para formar enzimas que intervienen en el metabolismo de la limpieza hepática. ¡No los podemos olvidar! Y los garbanzos, como otras legumbres, son una gran fuente de aminoácidos.

AVENA

 Es un cereal recomendado por su alto contenido en fibra. Ayuda a mejorar la digestión, es una fuente inmediata de energía, reduce la absorción de grasas y mejora el tránsito intestinal. Sin lugar a dudas, un alimento recomendado para controlar los niveles de colesterol y cuidar el hígado.

LECHUGA

 En una dieta equilibrada no pueden faltar las ensaladas. La lechuga es quizás el ingrediente más utilizado en la preparación de ensaladas y también uno de los más sanos por los nutrientes que nos proporciona.

MANZANAS

Las frutas, en general, nos aportan los antioxidantes que son esenciales para un hígado sano. Las manzanas, sobre todo, protegen el hígado porque ayudan a reducir la absorción de grasas aliviando así la actividad hepática.

FRUTOS SECOS

Frutos secos. Contrariamente a los mitos sobre los frutos secos, estos alimentos consumidos correctamente son muy beneficiosos para el organismo. Son ricos en grasas insaturadas y antioxidantes, nutrientes que benefician al hígado.

INFUSIONES

Boldo, poleo, menta, diente de león, té verde y café, si son consumidos con moderación actúan como protectores del hígado. Por un lado, aportan principios activos antioxidantes, que facilitan las fases depurativas del organismo, por el otro, nos ayudan a mantener unos buenos niveles de hidratación.

Por tanto, no vale únicamente con ingerir alimentos beneficiosos para la salud, ya que es imprescindible no abusar de otros nocivos para el hígado. 

En este aspecto, debemos evitar:

El exceso de sal, porque aumenta la presión arterial y el riesgo de padecer hígado graso.

El azúcar, en referencia a bebidas azucaradas, caramelos o dulces preparados con azúcar refinada; comidas muy condimentadas, alcohol, ya que produce un desequilibrio químico y una destrucción de células hepáticas que puede provocar hepatitis o cirrosis; grasas saturadas, como la manteca, las carnes grasas, la mayonesa, las cremas de leche o los embutidos; harina blanca y refinada; frituras.

Seguir leyendo

Alimentación

Qué 4 árboles frutales se pueden plantar en macetas para tener en casa

Publicado

on

Seguir el crecimiento de un árbol que vos plantaste es una de las vivencias que nadie puede dejar de experimentar. Aunque creas que los espacios pequeños son un impedimento, hay más opciones de las que te imaginas para poder aprovechar al máximo cada rayo de luz y ráfaga de aire que entra por tu ventana.

Si eres de los que cuentan con espacios pequeños donde cultivar, como una terraza o un patio, los árboles frutales son una opción que pocos se imaginan posible, ¡pero lo es! Sigue estos consejos y tendrás no sólo tu propio árbol, sino también tus propias frutas producidas de manera totalmente natural.

La práctica de plantar árboles frutales en maceta es ya muy antigua, y se empezó a usar para decorar y delimitar caminos en los jardines. Aunque estos árboles pequeños, dan menos frutos, pero de igual tamaño y calidad que su ejemplar adulto.

Entre los mejores árboles frutales para tener en macetas se destacan:

  • Duraznero: Se puede plantar durante todo el año si los compras en contenedor, pero si vas a adquirir a raíz desnuda, plántalo a principios de primavera, tras las primeras heladas, o bien en otoño. Otra opción es germinar las semillas de durazno para llegar a tener tu árbol.
  • Peral: Este árbol se adapta a muchos climas y condiciones, aunque agradece entornos con algo de humedad. Resiste bastante bien el frío, aunque no tanto el calor.
  • Manzano: Uno de los frutales de maceta por excelencia. Aunque el manzano crecerá mucho menos en una maceta, sus frutos seguirán siendo igual de grandes, por lo que puedes tener una fuente de sabrosas manzanas en muy poco espacio.
  • Limonero: Uno de los más comunes de ver en macetas de gran tamaño en terrazas o balcones. Estos árboles no requieren de excesivos cuidados, y te permitirán disfrutar del sabor de unos limones como pocas veces habrás probado. Necesitan tierra un poco ácida, para lo que puedes añadir una base de marga al sustrato. 

¿CÓMO CULTIVARLOS?

  • Sustrato: la mayoría de árboles frutales no toleran bien los excesos de humedad ni los encharcamientos. Para evitar complicaciones futuras, debes preparar un sustrato con un muy buen drenaje para ellos, en el que prepares una base con gravilla, greda volcánica o algún otro material similar. Añadir perlita a la mezcla ayudará también en este aspecto.
  • Riego: evitar los encharcamientos, pero no escatimar demasiado porque casi todos los frutales necesitan buenos niveles de humedad. Para mantener este delicado equilibrio, sé constante con tus riegos, y comprueba el nivel de humedad del sustrato antes de regar, comprobando que está casi seco, pero no del todo. Si puedes, riega con agua sin cal.
  • Ubicación: las macetas deben ser lo bastante grandes para la especie que van a alojar. Es buena idea elegir un material fuerte y con una base sólida, ya que cuando el árbol crezca podría desequilibrarse con facilidad.
  • Poda: puesto que vas a necesitar que no se abran mucho para que no ocupen todo el espacio que tomarían en exterior, las podas de formación y mantenimiento son especialmente importantes en estos casos. Asegúrate de que sus ramas crezcan de forma adecuada y de que el árbol guarda la estructura deseada.

Seguir leyendo

Editor Responsable: Diego Bara - dohocomuna12@hotmail.com - Domicilio legal: Llavallol 2900, CABA - Teléfono: 15.6.7645372 - Propiedad Intelectual N°: RE-2019-73320895-APN-DNDA - Integrante de la Asoc. Civil Medios Vecinales - Integrante del Reg. de Medios Vecinales CABA - Visitas mes de noviembre: 33919