Connect with us

Comuna 12

Quieren reponer la placa a los Mártires Palotinos

Publicado

on

En la Legislatura porteña se presentó un proyecto mediante el legislador del Frente de Todos, Claudio Ferreño, para reponer la placa conmemorativa a los Mártires Palominos en la Iglesia San Patricio, cita en la calle Estomba a la altura del 1492, del barrio porteño de Villa Urquiza.

La placa había sido puesta el 4 de Julio del 2011, en conmemoración del 35 aniversario de la masacre de los sacerdotes Padre Pedro Duffau, Padre Alfie Kelly,Padre Emilio Barletti, Padre Salvador Barbeito y Padre Alfredo Leaden.

La placa fue vandalizada y quitada de su lugar.

Los sacerdotes que pertenecían a la comunidad de los Padres y Hermanos Palotinos, fueron acribillados a mansalva en la madrugada del 4 de julio de 1976, en la parroquia San Patricio, en un crimen atribuido a grupos de tarea de la ESMA, durante la dictadura militar.

La masacre conmovió a la comunidad parroquial y dos de sus miembros la recuerdan hoy de manera muy especial. Rolando Savino, que tocaba el órgano en las misas y tenía 16 años, encontró los cuerpos en el salón comedor de la casa parroquial. El padre Rodolfo Capalozza era en ese tiempo seminarista y se salvó porque esa noche fue a dormir a la casa de sus padres y no a la parroquia. La congregación religiosa anunció que se presentará como querellante en la causa judicial.

En la Semana Santa de 2006, un homenaje a los mártires en la iglesia de San Patricio reunió por única vez fuera de la Catedral al cardenal Jorge Bergoglio y al entonces presidente Néstor Kirchner.

«Ese domingo llegué más temprano y me extrañó ver la parroquia cerrada. Miré las ventanas que daban afuera y se veían las luces en las habitaciones. Pensé que tal vez se habían quedado dormidos y, como llegaba la hora de la misa y ya se juntaba gente en la puerta, le pedí a una señora que me ayudara a entrar por una ventana que estaba semiabierta», cuenta hoy Savino, que cuarenta años después sigue como organista en la parroquia.

«Entré y, como comprobé que había luces encendidas, pensé que los padres estarían en sus habitaciones. Tomé las llaves y abrí la puerta del templo e hice pasar a la gente a la iglesia», prosiguió el relato.

«Ví que las estufas estaban encendidas y me preocupé por el gas. Comencé a subir las escaleras, llamándolos y no respondían. Cuando llegué al primer piso, estaba todo desordenado y las paredes y alfombras escritas. Entré al comedor y me costó diez minutos recuperarme: estaban los cinco cadáveres y la sangre derramada. Creía que era una pesadilla», narró Savino, que volvió a la calle y, tratando que nadie ingresara a la casa parroquial, transmitió a la gente, a los gritos, que los habían asaltado.

«Tuve que ir a la policía, con una señora, para rogarles que vinieran. Y les insistí para que subieran al primer piso», recordó.

Lo que Savino no sabía era que la noche anterior, un automóvil Peugeot –con hombres aparentemente armados– permaneció estacionado en la esquina de la parroquia, vigilando los movimientos. Un grupo de jóvenes de la parroquia lo advirtió desde la ventana de un edificio en la esquina de Estomba y La Pampa y llamaron a la comisaría. Uno de ellos era hijo del interventor militar en Neuquén y su custodio recibió al patrullero. Los policías, luego de conversar con los ocupantes del auto, se volvieron al custodio y le dijeron: «Si escuchás unos cohetazos no salgás, porque vamos a reventar la casa de unos zurdos».

Así lo comentó ayer el padre Capalozza, que en ese tiempo era seminarista y compañero de los jóvenes Barbeito y Barletti. Había arreglado con ellos para ir al cine al centro. Cerca de la 1.20 se despidieron en el Obelisco y él fue a dormir a la casa de sus padres, mientras sus compañeros tomaron el colectivo rumbo a Belgrano.

«Los sorprendieron al entrar o los asesinos ya estaban adentro. Ellos murieron con sus ropas de abrigo», contó el sacerdote, que hoy coordina el centro de espiritualidad de la comunidad palotina.

«En los años 70, la región estaba marcada por situaciones de hambre y marginalidad, en un contexto de terrorismo de Estado y violaciones de los derechos humanos. La Iglesia vivía la euforia del período posconciliar y los padres de la comunidad palotina habían resuelto en una reunión el lunes anterior mantenerse fieles al mandato de Jesús y no a los poderosos de este mundo», explicó el padre Capalozza.

El sacerdote recuerda hoy las amenazas que recibía el padre «Alfie» Kelly, el líder de la comunidad y cuyo director espiritual era el padre Bergoglio. «Circulaban panfletos diciendo que era comunista y a pesar de eso transmitía una gran serenidad, era un hombre de una oración muy intensa», contó Capalozza. Y aún hoy recuerda una frase que trasmitió a sus compañeros en aquella última reunión: «Si a mí me matan, se van a arrepentir».

Saavedra

Un llamado de luz para la escuela Pablo Picasso de Saavedra

Publicado

on

La comunidad educativa del Jardín de Infantes Pablo Picasso y la Primaria Provincia de Santa Fe (Pico y Vedia) en el barrio de Saavedra, de nuestra Comuna 12, protagonizó una emotiva «Faroleada» este miércoles. Este evento fue un grito de urgencia ante la emergencia edilicia que enfrenta el establecimiento desde hace un mes, en el día de la tormenta, debido a problemas en el suministro eléctrico. Aunque el Ministerio de Educación porteño presentó un plan de obras de forma informal, la incertidumbre persiste, generando frustración y preocupación entre padres, alumnos y docentes.

El encuentro planeado con representantes del área de infraestructura educativa se frustró, relegando el diálogo a la esfera del mantenimiento. Este hecho subraya la necesidad de acciones concretas para restaurar la normalidad en las clases. La falta de luz desde las tormentas de marzo ha sumido a la comunidad en un estado de precariedad constante. La cooperadora del Jardín Pablo Picasso describe una situación desesperante: las aulas a oscuras, los espacios sin ventilación, y la imposibilidad de usar los equipos de climatización debido a la falta de electricidad.

El problema se extiende más allá de lo académico. Con la llegada del calor, la situación se torna insostenible. Los niños enfrentan jornadas sin ventilación y la amenaza de enfermedades como el dengue se intensifica. Además, la inoperancia de la caldera augura un invierno frío e inclemente para los alumnos.

Las gestiones previas ante el Ministerio de Educación han sido infructuosas. A pesar de los reclamos documentados y la persistencia, las respuestas se limitan a trasladar los casos a áreas correspondientes sin soluciones tangibles. 

La Faroleada del miércoles representó un clamor por la atención de las autoridades ante una situación insostenible. La comunidad educativa exige respuestas concretas y acciones inmediatas para restaurar la dignidad y seguridad en el ámbito escolar. La falta de luz no solo es un obstáculo para la educación, sino una afrenta a la calidad de vida de quienes forman parte de esta comunidad. Es hora de que el Gobierno porteño asuma su responsabilidad y brinde soluciones reales a esta crisis edilicia que ha dejado a oscuras este colegio.

Seguir leyendo

Saavedra

Arte y política: El mural del Parque Saavedra que desata polémica

Publicado

on

En el tranquilo entorno del Parque Saavedra, un mural recién pintado ha desencadenado una serie de controversias entre los vecinos del barrio. Ubicado en la intersección de las calles García del Río y Pinto, el mural presenta una temática política vinculada al conflicto Palestino-Israelí, lo que ha generado diversas reacciones.

La situación tomó un giro inesperado cuando un joven, interesado en capturar una fotografía del mural, fue abordado por cuatro agentes de la Policía de la Ciudad, quienes preguntaron sus motivaciones y tomaron sus datos personales. Según testigos presenciales, los policías alegaron que ya se habían recibido denuncias al respecto.

El mural en cuestión, con su clara inclinación hacia la causa Palestina en el conflicto de Oriente Medio, ha avivado el debate en el barrio sobre la pertinencia de expresiones políticas en el espacio público. Mientras algunos residentes defienden el derecho a la libre expresión artística y a abordar temas controvertidos, otros han manifestado su incomodidad y preocupación por la naturaleza del mensaje político en un lugar de recreación y esparcimiento familiar.

El conflicto Palestino-Israelí, una cuestión de larga data marcada por la violencia y las disputas territoriales, ha generado posturas encontradas dentro de la comunidad. Algunos vecinos sostienen que el mural es una manifestación legítima de solidaridad con una causa justa, mientras que otros lo consideran inapropiado para un espacio público destinado al ocio y la convivencia.

En medio de esta polémica, el caso del joven abordado por la policía pone de relieve interrogantes sobre la libertad de expresión y el ejercicio de la ciudadanía en un contexto donde las opiniones políticas pueden generar tensiones y conflictos. La intervención de las autoridades policiales ha suscitado críticas entre aquellos que ven en ella un acto de intimidación y limitación de derechos fundamentales.

Por su parte, los responsables del mural aún no han sido identificados públicamente, lo que alimenta las especulaciones sobre el origen y el propósito del proyecto artístico.

Seguir leyendo

Saavedra

Lucrecia Pinto en la Biblioteca Cornelio Saavedra

Publicado

on

El próximo sábado 13 de abril a las 21 horas, la Biblioteca Popular Cornelio Saavedra, ubicada en la avenida García del Río 2737, será testigo de un hermoso evento musical. Lucrecia Pinto, acompañada por el talentoso Chino Capici en guitarra, presentará el cautivador espectáculo «Cancionero Popular: La Fuerza de la Palabra».

Esta presentación promete sumergir al público en un viaje musical a través de la rica tradición folklórica argentina, con un repertorio que abarca desde canciones emblemáticas hasta temas de protesta social. Una experiencia íntima donde las letras de las canciones serán el timón para navegar por la memoria colectiva de nuestro pueblo.

Para aquellos que ya conocen el talento de Lucrecia Pinto, esta es una oportunidad única para disfrutar de su arte en el acogedor ambiente de la Biblioteca Cornelio Saavedra. Y para quienes aún no han tenido el placer de descubrir su música, este concierto es la ocasión perfecta para hacerlo.

Lucrecia Pinto es una artista multifacética: actriz, cantante, docente y productora. Reconocida por su participación en espectáculos de filosofía + música como «Desencajadxs» y «Salir de la caverna», así como por su reciente lanzamiento del álbum de canciones propias «Adentro es Demasiado». Su vasta experiencia en las artes escénicas y musicales garantiza una presentación inolvidable.

Las entradas anticipadas están disponibles a precios especiales: $5000 para socios de la Biblioteca y $6000 para no socios sacandolas anticipadas. También podés adquirirlas en la puerta del evento por $7000. No dejes pasar esta oportunidad de disfrutar de una noche de música y poesía en compañía de Lucrecia Pinto y el Chino Capici.

Para más información y reservas, comunícate con la Biblioteca a través del correo electrónico bibliotecapcsaavedra@gmail.com. ¡No te pierdas este espectáculo único en el corazón de Saavedra!

Seguir leyendo

Editor Responsable: Diego Barattucci - Domicilio legal: Llavallol 2983, CABA - Teléfono: 11.5982.9757 - Correo electrónico: diegobara1010@gmail.com - Registro Naciónal de Propiedad Intelectual N°: RE-2023-50013908-APN-DNDA - Integrante de la Asoc. Civil Medios Vecinales - Integrante del Reg. de Medios Vecinales CABA - Visitas del último mes: 34.297